Viaje Selva Negra – La Alsacia Julio 2016

Publicado: marzo 6, 2017 en Viajes (>3 días)

Nuestro primer destino de esta aventura veraniega fue Avignon, una ciudad que guarda cierto encanto medieval, atravesada por el río Ródano y con sus puentes (uno de ellos cortado por la mitad debido a las crecidas del río en el siglo pasado).IMG_6126

Esta ciudad merece ser visitada por su casco histórico, callejear, llegar a la plaza donde se encuentra el Palacio de los Papas, subir a visitar los jardines y también la catedral. Nosotros pasamos la noche en un área de autocaravanas cercana a un parking junto al río, un sitio tranquilo y agradable y no excesivamente caro. La ciudad se puede visitar en un día y muy recomendable callejear por el centro, lleno de restaurantes y plazoletas, cerrado al tráfico.

Tras visitar esta villa nos dirigimos a Annecy, una pequeña ciudad junto al lago que lleva su mismo nombre en una región pre-alpina. Recomendable hacer esta parada, se trata de un bonito lugar para gastar más de un día. En nuestro caso el tiempo lo gastamos en visitar el centro, de bonitas calles entre canales de agua y casas de arquitectura neoclásica y tintes medievales.IMG_6188

También dedicamos otro día a un recorrido en bici de todo el perímetro del lago con impresionantes vistas a la montaña, incluso si no hace mucho frío te puedes dar un buen baño.Los días que estuvimos allí nos quedamos en el parking de la basílica de La Visitación, un lugar tranquilo y con unas vistas espectaculares a la ciudad y lago (tambiénIMG_6229 muy bonita la basílica), se trata de un lugar apartado sin excesiva afluencia de gente en el que pudimos aparcar aunque no hay servicios para autocaravanas.

De nuevo nos pusimos rumbo a nuestra próxima aventura, esta vez en Chamonix, una pequeña población alpina que se encuentra atravesada por el río Arve y a los pies del macizo Mont Blanc (el de mayor altitud, 4.807 m). IMG_6334Este pueblo merece la pena por las impresionantes vistas a las cordilleras, un mar de montañas. Nosotros gastamos varios días allí, aparcamos junto a la carretera, donde habían más autocaravanas, normalmente con espacio suficiente incluso en estas fechas de julio. El pueblo es muy turístico, recomendamos comprar los tickets del teleférico que te llevan a Aiguille du Midi y el glaciar de Argentière (son dos días en ticket y cuesta cerca de 70€). También cogimos el tren cremallera que te lleva a La Mer de Glace, una gran cueva con arquitectura de casa dentro de un glaciar.

Tras pasar unos días montañeros en los Alpes (con helados nocturnos incluidos, también muy recomendable) nos ponemos kilómetros a la obra y nos dirigimos hacia Suiza a ver las Cataratas del Rin, se trata de una visita breve pues no es nuestro principal destino pero merece la pena ver estos espectaculares saltos de agua de uno de los ríos más importantes de Europa Occidental. DSC07317La parada la hicimos en el parking indicado para la visita y únicamente seguimos la señalización (en Suiza todo está muy bien indicado) para aparcamiento de turismos, algo caro, todo hay que decirlo. El lugar es de impresionante belleza, se pueden alquilar unos barcos que te acercan a las cataratas pero ya solo estar frente a ellas el espectáculo de sonido y agua está asegurado.

Tras ver este fenómeno natural nos ponemos rumbo a Alemania, en concreto a la Selva Negra (Schwarzwald), donde nuestra primera parada es Friburgo. Buscamos a un camping que se encuentra no muy lejos del centro de la ciudad, estaba completo así que dejamos la auto en la calle (cerca de una residencia de personas mayores) donde todo era muy tranquilo. Al día siguiente visitamos esta bonita ciudad alemana. Nos llamó la atención los pequeños y estrechos canales que se encuentran en las calles de la ciudad, donde puedes meter los pies, la verdad es que se agradece un pequeño masaje fresco de agua, además el tiempo nos acompañó. IMG_6368Merece la pena visitar la plaza donde se encuentra la catedral, de arquitectura típica alemana renacentista, allí en julio te puedes encontrar el tradicional mercadillo artesanal y los puestos de barra y mesas para comer platos gastronómicos de la zona, además de la omnipresente cerveza. La verdad es que el mes de julio es muy recomendable para visitar Alemania, en muchos pueblos tienes estas típicas pequeñas ferias o festivales gastronómicos. También se puede ir de tiendas (shopping) donde podréis observar que los precios no están muy alejados de los de España. Es una ciudad con mucha vida en la calle, buenos lugares para comer, en concreto un mercado-restaurante que se encuentra en un gran local del centro en el que podéis degustar todo tipo de comidas del mundo, se llama Markhall, luego a la noche se trasforma en un local de música y copas.

Nuestra siguiente visita será la pequeña población de Titisee, este pintoresco lugar se encuentra en lago que lleva su nombre, rodeado de bosques exuberantes (toda la Selva Negra los tiene). Se puede alquilar una embarcación y pasear por él, nosotros prefirimos rodear el lago con nuestras bicis, nos llevo 1,5 horas y hay un camino de tierra para peatones y bicicletas a lo largo de todo el perímetro. IMG_6408Es un lugar meramente turístico pero de una belleza especial, se respira un ambiente tranquilo y a la vez de bullicio de turistas. El lugar donde nos quedamos a dormir fue un parking de un conjunto de centros comerciales en una población cercana (Neustadt, los desplazamientos los hacíamos con las bicis). Nuestra siguiente parada  fue Triberg, otro bonito pueblo de esta región característico por sus relojes de cuco, los hay por todas partes y a todas horas se pueden oír millones de cucos anunciando cada hora cumplida. Paseamos por sus rincones, calles y jardines, lo tienen todo perfecto. Aparcamos IMG_6455en un parking del centro donde había suficiente sitio, en frente teníamos, ¿cómo no?, una tienda de relojes con un inmenso cuco y osito incluido, el cual trepaba por una cuerda sin parar, allí estás todo el día con una sonrisa en la boca de ver tanta cucada. Después nos acercamos a una pequeña población para visitar el reloj de cuco más grande del mundo, se trata de una casa reloj que puedes visitar por dentro. Allí comimos junto al reloj, pudimos conocer a una pareja motera de Santander, muy majos, con los que pudimos charlar sobre viajes y ¿por qué no? sobre la vida en general. Pasamos un rato estupendo con ellos que recordamos con gran cariño.

Como viajeros que somos nos pusimos de nuevo al ataque y esta vez llegamos al corazón de la Selva, Schiltach, un precioso pueblo donde se juntan dos ríos Schiltach y Kinzig, este último omnipresente por la ruta que hicimos a lo largo de su valle, que cuenta con unIMG_6470 estupendísimo carril bici atravesando pueblos y campos de cultivo, estos últimos escasos por la abrupta orografía de la zona. Este río se utilizaba para el trasporte de los troncos de madera, la que antiguamente era la principal fuente de recursos de la zona y que antaño se hacía por vía fluvial, este río se modificó para ello, de manera que posee gran anchura y escasa profundidad. Nosotros establecimos nuestra central de operaciones en este pintoresco pueblo durante unos tres días, existe un área de autocaravanas gratuita (puedes dejar la voluntad)  con agua y luz que se encuentra junto al rio Kinzig. Este pueblo muy tranquilo de enorme belleza, recomendable visitar el mueso del trasporte de la madera y el molino viejo (está todo junto), también la plaza empinada del ayuntamiento y perderse por sus callejuelas silenciosas plagadas de macetas de colores. Gastamos varios días moviéndonos por los pueblos de alrededor, en concreto visitamos Alpirsbach, otro lugar con encanto que ofrece un museo de la fábrica de la cerveza y donde a la noche cenamos en las típicas ferias veraniegas de carpa, mesas, sillas, salchichas y cerveza, animado con música y esperando ver a algún alemán IMG_6511desmelenado y borracho en pleno baile, pero allí no fue el caso, todos ellos muy formales, aunque alguna que otra fuerte carcajada y bailoteo hubo. Recomendable visitar en este pueblo su imponente iglesia y los jardines de alrededor. La verdad es que la selva negra tiene gran cantidad de pueblecitos que merecen la pena, nosotros nos movimos por el valle del Kinzig en bicicleta durante unos días y otro pueblo que descubrimos con mucho encanto fue Haslach, el centro y el paseo por el río es una preciosidad, la arquitectura típica de la Selva Negra aquí está esplendorosa con calles empedradas y fuentes, río y puentes llenos de flores. También muy recomendable visitar Gengenbach, otro pequeño pueblo con puerta de entrada a la villa de calles, plazas y casas de una belleza característica de esta región.IMG_6554 Hicimos noche en este último en un parking a un kilómetro de este, una zona tranquila y gratuita a las afueras, rodeados de árboles.

Tras dejar atrás esta zona de exuberantes frondosos bosques y escarpadas montañas llegamos a Estrasburgo (Francia). Esta ciudad es una preciosidad, siguiendo la tónica de nuestro viaje, se encuentran en pleno centro casas de arquitectura típica alemana occidental, llegando a la imponente catedral (con espectáculo luminoso y sonoro nocturno incluido). Nos quedamos a dormir en un área de autocaravanas gratuita a las afueras de la ciudad, junto al albergue juvenil (Rue des Cavaliers, 67000) a unos 4 kilómetros del centro, al cual llegábamos nuevamente por carril bici. El área tiene agua a través de una máquina de monedas especiales. IMG_6593Los días que gastamos en Estrasburgo fueron 2 y recomendamos como venimos haciendo callejear, pederse por esas calles estrechas angulosas de casitas de vigas de madera atravesadas, ventanas de puertas decoradas, tiendas, restaurantes, etc. Por la tarde nos aventuramos a coger un barco turístico que recorre los principales canales de la ciudad, te lleva hasta la parte nueva donde se encuentra el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Parlamente Europeo (sede oficial). No son edificios especialmente bellos pero sí con una arquitectura moderna e imponente. En contraposición a esto recomendamos visitar también la “Pequeña Venecia”, un barrio muy pintoresco de la ciudad que guarda la arquitectura que venimos viendo estos días. Cenamos por esta zona de muy buen ambiente nocturno y restaurantes, donde los platos son generosos y riquísimos (eso sí, demasiado condimentados con queso). Para postre un helado, ¿cómo no?, es la tónica gastronómica de nuestro viaje, los hacen buenísimos en estos países y no son nada caros.

Tras dejar la bella Estrasburgo nos dirigimos a un parque temático que nos recomendaron unos españoles que conocimos en nuestro viaje selvático. Se trata de Europapark, un parque de atracciones al más puro estilo europeo en tierras germanas muy próximo a la frontera francesa, dejamos la autocaravana en una zona residencial a las afueras del pequeño pueblo de Rust, en la propia calle, nos desplazamos en bici hasta el parque. Merece la pena aunque algo caro si no te montas en todas las atracciones, se forman largas colas en las horas centrales del día, hay atracciones para todos los gustos, desde las infantiles hasta de las que se te pone el corazón en un puño, pero después te relajas dando un paseo por el propio parque que es realmente muy bonito. El  complejo de atracciones también cuenta con un camping, algo caro pero muy bien ambientado, con atracciones y espectáculos para los niños nocturnos, a todas horas entretenimiento…

Tras esta parada recreativa, nos ponemos en marcha a la segunda parte de nuestro viaje, La Alsacia, ya en tierras francesas. Esta región históricamente ha pertenecido a los dos países europeos en un toma y daca de guerras mundiales. En ella encontramos restos de arquitectura germana, tanto en los pueblos, como en las iglesias, incluso en la nombres de los pueblos como en las costumbres. Nos instalamos en el centro de la región y desde allí nos movimos por diferentes pueblos alasacianos, concretamente en Kaysersberg, un pueblo típico alsaciano que cuenta con una estupenda área de autocaravanas con muy buenos servicios, incluido wifi. Visitamos los pueblos de Riquewhir, Ribeauville, Bergheim, Hunawier y el espectáculo de “La Volerie des Aigles” en Kintzheim, todo ello en la parte norte de la región. Estos pueblos son de una belleza indescriptible. La arquitectura y formas de las casas, la decoración, las calles y el trazado urbano es digno de ver, perderse por estos laberintos de casitas de cuento no se puede hacer en otro sitio del mundo si no es aquí. La decoración es exquisita, uno se queda boquiabierto mirando para arriba, DSC07433innumerables ventanas a cual más coqueta, con adornos florales, románticos corazones, animalitos representados, fachadas coloridas, tonos azul, mostaza, verdes, rojos, sobre portones de madera, integrados en plazas, fuentes, torres, puentes… Es trasportarse al país de nunca jamás, donde esperas que a la vuelta de la  esquina se te aparezca Hansel y Gretel. Tras pasar unos días visitando estos pueblos, con fiesta local incluida al más puro estilo alemán, donde solo se diferencia de la fiesta de la cerveza alemana en que ellos además de salchicha y patatas fritas comen lo que se denominan “tarta flanbeé”, esto viene a ser una pizza de masa muy fina con queso y cebolla, pero a ellos les molesta mucho que lo denominemos pizza…pero es una pizza… Otro sitio que visitamos y que recomendamos es “Le Verger de la Fecht”, se trata de una zona agrícola de fincas en donde se cultivan frutos del bosque, cualquiera puede adentrarse dentro de la plantación y llenar su cesto por un precio muy asequible. Están buenísimos los arándanos y las frambuesas, nosotros llenamos nuestro cesto y nos dimos un buen almuerzo. Rumbo al sur visitamos Colmar y Eguisheim, son dos lugares de lo más pintoresco y de los que no se pueden dejar de visitar. Colmar es de una belleza especial, es el pueblo de mayor DSC07478tamaño, diríamos que una ciudad, donde el casco antiguo reúne toda la esencia de la arquitectura alsaciana, posee canales con multitud de puentes, exuberantes balcones con flores de mil colores, terrazas donde sumergirte en un ambiente bohemio y refinado a la vez. Empleamos un día entero aquí, atónitos con cada rincón. Al día siguiente visitamos Eguisheim, otro lugar imprescindible que no se queda atrás en cuanto a magia y encanto, aunque más pequeño que Colmar se trata de un pueblo que pone la guinda a una zona de ensueño, no dejamos de callejear y mirar a las bellas casitas que lo forman. Tras este empacho de color y formas asimétricas de casas y calles continuamos por esta región dirección sur.

Nuestro viaje alsaciano finalizaría con la última parada, Mulhouse, la parte más meridional de esta región francesa, se trata de una ciudad moderna, con ciertos restos alsacianos en el casco antiguo, aunque no encontramos aquí la magia y originalidad de los pueblos del norte. Visitamos el museo de Francia en el centro y pudimos revivir las guerras napoleónicas. Después de esta visita, nuestro destino final de esta hazaña franco-alemana fue Carcasone, carcasoneaquí sí hicimos un verdadero viaje en el tiempo, retrocediendo unos 800 años. Se trata de una villa puramente medieval, donde todo está original, intacto, un recinto amurallado en lo alto de un cerro, con calles angostas, empedradas, llenas de tiendas artesanales, muy turístico la verdad. Comimos en un restaurante por muy buen precio y calidad, en un amplio patio ambientado con música y buen servicio. Abajo se encuentra el pueblo más moderno, semáforos, coches… donde pudimos dejar la auto para hacer noche en un parking amplio, con el acceso un poco mal indicado pero mereció la pena, se encontraba junto a un río y el precio fue asequible, eso sí, sin servicios, pero repleto de autocaravanas, tranquilidad y aire limpio.

En resumen, nuestro viaje fue toda una experiencia de naturaleza salvaje, arquitectura pintoresca con calles y casas de formas imposibles, donde se celebraban fiestas populares, música, cerveza, vino, comida típica y muy buenas zonas donde pernoctar, siempre al cobijo de nuestra Fábrica de los Sueños. Ya todo en nuestra memoria y asimilando lo vivido podemos decir que mereció mucho la pena. Hasta nuestra próxima aventura, siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s