Escapada fin de Semana a Alarcón – Noviembre 2011

Publicado: diciembre 21, 2011 en Escapadas (<3 días)

Alarcón es un pueblo pintoresco que contiene muchas posibilidades a pesar de no ser muy grande, y que según he leído sobre el es perfecto para dedicar un fin de semana y cubrir la necesidades que tenemos, como es conocer un rincón con encanto y estar en contacto con la naturaleza.

El termino de Alarcón se encuentra regado por el Río Júcar que forma el embalse conocido como el Pantano de Alarcón. La villa esta situada río abajo del pantano de su mismo nombre, teniendo además, a sus pies, la pequeña presa de Hendideros.

Salimos de casa hoy viernes día 11 a las 17:00, tras a ver estado días anteriores viendo la previsión del tiempo en internet y la televisión, vamos a tener un fin de semana de sol y buenas temperaturas a pesar de las fechas en las que nos encontramos.

El aparcamiento y estacionamiento de la autocaravana (ac) lo hacemos en el interior del pueblo en una explanada de tierra llana y en la que hay dos acs mas. En este lugar pernoctamos y en definitiva no nos movimos hasta el regreso a casa que fue el domingo por la noche.

En un cerrado meandro del Río Júcar se levanta el promontorio sobre el que se asienta la localidad de Alarcón, con antecedentes iberos y romanos, este poblado entra en la historia tras ser ocupado por los árabes, a quienes debe su nombre (alarcón = “la fortaleza”) y su construcción del primitivo castillo del que deriva el actual.

La historia de Alarcón está ligada a la de su castillo y viene determinada por condición de plaza fortificada. No obstante no es el castillo el único valioso elemento de su patrimonio monumental; a medida que vamos descubriendo durante la visita nos damos cuenta que también contiene una variada arquitectura, tanto religiosa, (iglesias de Santo Domingo de Silos, de San Juan Bautista, la Santa Trinidad, Santa Maria del Campo, y la ermita de Santa Maria de la Orden), como civil (el ayuntamiento, la Casa de Villena y el Palacio de los Castañeda.

La Villa de Alarcón está declarada Conjunto Historico-Artistico, habiéndose aprobado la de limitación del entorno el 3 de julio de 1981.

Pasear por sus calles y plazas te hace imaginar historias vividas en el pasado y descubrir leyendas guardadas como si de un tesoro se tratara, la plaza mayor donde se encuentra el ayuntamiento es la mas conocida del pueblo.

Descubrimos que existen visitas guiadas del pueblo en las que hay que hacer la reserva con varios días de antelación por lo que nosotros no podemos apuntarnos a ellas, pero utilizamos información que sacamos antes de venir a través de internet y otras recomendaciones por compañeros de afición.

Un dato curioso es que en 1.994 el pintor Jesús Mateo inicio el proyecto de pintar el interior de la antigua iglesia de San Juan Bautista, realizadas entre los años 1.994 y 2002,  conocidas como las Pinturas Murales de Alarcón, estas fueron protegidas por la Unesco en 1.997 por su alto interés artístico mundial; desde entonces Alarcón alberga esta obra de arte contemporánea.

La Iglesia de Santa Maria es el templo que en la actualidad cumple con las funciones de parroquia. Se erigió a principios del siglo XVI en estilo plateresco con bóveda de tracería al modo gótico. La portada es de mediados de ese mismo siglo y se debe a Esteban Jamete de Orleans, el mismo que debió realizar el retablo con escenas de la vida de la virgen y la sacristía.

El Castillo de Alarcón es una fortaleza medieval de origen musulmán construida en el siglo VIII que fue conquistada por el rey Alfonso IX en el siglo XII. El castillo se asienta sobre un promontorio en un meandro que forma el Río Júcar, convirtiendo el enclave en un lugar inexpugnable. Desde sus almenas las vistas se divisa un amplio territorio que alcanza hasta la frontera con Valencia. Ampliada en varias ocasiones a lo largo de su historia.

Destaca su impresionante Torre del Homenaje y Muralla símbolo de la majestuosidad del edificio. Tras años de abandono, el Castillo de Alarcón fue restaurado por Turespaña y en 1.996 abrió sus puertas como Parador de Turismo.

Alarcón es el lugar perfecto para los amantes del senderismo pues tiene señalizadas varias rutas que salen desde el mismo pueblo y que recorren todo su entorno, nosotros hacemos algunas de ellas y se las recomiendo a todos los que les guste la naturaleza.

Iniciamos la ruta y enseguida nos encontramos en el Puente de Tébar, Cañavete o Senchidero, pues por todos estos nombres se conoce a este paso del siglo XV. De este puente partía un camino que conducía hacia el norte, dirigiéndose a ciudades como Cuenca y Toledo.

Por Alarcón pasa la Cañada Real de Andalucía, importante vía pecuaria por la que los grandes rebaños de oveja merina transitaban hacia pastos de invierno, en el sur, y retornaban al frescor del norte en verano. Pese al actual desuso de la trashumancia, es importante seguir dándole utilidad a estas vías.

La presa del Senchidero delimita el embalse de Alarcón, que a partir de 1.995 amansó definitivamente estas aguas. Anteriormente, bajaban por el Júcar los famosos gancheros, que transportaban la madera procedente de la alta serranía río abajo, siguiendo la Ruta de las Maderadas.

La Torre de los Alarconcillos, otro de los ingenios defensivos de Don Juan Manuel. Se trata de una atalaya de vigilancia, reforzada por cuatro torreones macizos.

Desde su altura se divisaría a todo aquel que se acercara a la villa por el norte. Los vigilantes apostados en la torre avisarían de cualquier novedad al castillo mediante un sistemas de señales luminosas, usando espejos.

Seguimos el sendero y nos encontramos en el istmo por el que se accede a la península de Los Alarconcillos, lugar estratégico desde el que una hipotética fuerza atacante podría hostilizar la villa.

Por ello, el infante Don Juan Manuel, construyo a principios del siglo XIV la Torre del Cañavete, junto con una poderosa muralla de más de metro y medio de espesor. Esta barrera, apuntalada por bastiones macizos, aspilleras para disparar proyectiles y sólidas almenas, taponaba todo el istmo. Existía una puerta que hoy día no se conserva.

Es fácil imaginarse la impresión de un ejercito, con su vanguardia a  caballo, al encontrarse frente a frente con el amenazador espolón macizo de la torre.

La fisonomía plana de este collado facilitaría que el enemigo se congregase, pudiendo los ballesteros apostados tras las almenas y aspilleras causar grandes bajas en sus filas.

La torre tiene planta pentagonal. El espolón que se encuentra frente a nosotros es macizo, para protegerlo de arietes, zapadores o artillería.

Desde este punto en el que nos encontramos se divisa la enorme Torre del Homenaje del Castillo. El gigantismo de estas Torres, donde residía el alcaide y se celebraban las ceremonias, simbolizaba una forma de expresión del poder de las alturas.

Seguimos caminando por este sendero y pronto llegamos a la Hoz del Júcar donde apreciamos desde lo alto el trazado que dibuja el río rodeado de chopos.

Durante el trayecto nos vamos encontrando con varios miradores dotados de bancos de madera para sentarse, orientados estos a la hoz del río, este sendero nos lleva casi tres horas y media andando de forma tranquila.

 

Además de este ruta senderista hay varias que nacen desde el centro del pueblo y que están perfectamente señalizados, regresamos a la ac a última hora de la tarde después de una buena caminata con ganas de una ducha.

 

Aprovechamos los últimos minutos de sol paseando por el pueblo antes de iniciar el regreso a casa, con la sensación de haber vivido un fin de semana en un lugar con encanto y lleno de historia y  sobre todo haber disfrutado de la naturaleza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s