Cazorla y Ruta del Renacimiento – Semana Santa 2011

Publicado: mayo 12, 2011 en Viajes (>3 días)

La intención de este viaje es recorrer los principales pueblos enclavados en el Parque Natural de Cazorla, Segura y las villas, así como también visitar Úbeda y Baeza como las ciudades mas importantes de la época Renacentista.

Salida de Murcia el viernes 15 de abril a las 15:00 con la intención de encontrarme con mis amigos Carmen, Pedro, Javi, Auri, Luis y Mar en un pueblo llamado Reolid, nos encontramos en este lugar a las 19:00 y tras dar un paseo por su balneario decidimos continuar camino hacia Puente de Genavé.

Llegamos a este pequeño pueblo sobre las 21.30, hacemos un recorrido por el centro del mismo a través de la calle mayor buscando un lugar tranquilo donde dormir,  la intención es encontrar alguna urbanización con calles anchas y no muy transitadas, otro problema añadido es que somos cuatro  autocaravanas (acs), y necesitamos bastante espacio.

Tras recorrer casi toda la calle mayor que atraviesa el pueblo nos encontramos con una procesión lo que nos obliga a estar parados unos 20 minutos.

Preguntamos a un señor del pueblo y nos indica un buen lugar para nuestra pernocta, tras aparcar decidimos cenar y después dar un paseo. Pedro y Carmen me invitan a cenar en su ac, no me quieren dejar solo y a mi me hace feliz saberlo por lo que accedo a su petición.

Tras dar un paseo por el pueblo y entrar en una de sus cafeterías para tomar algo regresamos a las acs, para dormir, con el objetivo de levantarnos a la mañana siguiente y volver a pasear por sus lugares mas bellos y hacer fotos.

Puente de Genavé es un pequeño municipio situado en la Comarca de la Sierra del Segura, ligeramente al noroeste de la misma.

Municipio eminentemente agrícola, dependiente del olivo y en menor medida de los cereales y resto de herbáceos. Tiene cierta importancia económica el cultivo ecológico del olivo y la actividad de hostelería, que aprovecha la situación del municipio como paso hacia la Sierra del Segura y parque natural.

La caza menor es abundante y la pesca se puede realizar en el río Guadalimar que atraviesa el núcleo urbano.

Tras hacer un gratificante paseo por sus calles regresamos a las acs, para poner rumbo al siguiente destino Segura de la Sierra.

Segura de la Sierra, declarada Conjunto Histórico-Artistico y Paraje Pintoresco, encierra en sus umbrías y silenciosas calles monumentos de singular relieve.

Este singular municipio se encuentra situado en el noroeste de la provincia de Jaén, en el extremo septentrional de la sierra a la que da su nombre, se halla la Villa de Segura de la Sierra, a una latitud de 1.240 m.

Pertenece al Parque Natural Sierras de Cazorla y Las Villas.

En lo alto de la cumbre se observa el imponente Castillo mudéjar, convertido hoy día en un espacio temático sobre el territorio de frontera.

La subida al pueblo es a través de carreteras estrechas y con bastante pendiente, pero con paciencia que nos la da el entorno y sus espectaculares vistas llegamos a una zona de aparcamiento justo a su entrada.

Dejamos las acs y nos damos un paseo por sus calles donde nos vamos encontrando con el Ayuntamiento, situado a la derecha de la Puerta Nueva, con una portada renacentista; Fuente Imperial de Carlos V, con algunos elementos del gótico flamigero; Iglesia Parroquial, reconstruida sobre ruinas románicas, y donde se encuentra la Virgen de la Peña y un  cristo yacente atribuido a Gregorio Hernández.

En lo mas alto del pueblo se encuentra el castillo al cual se llega a través de unas escaleras peatonales o en coche, aunque para acceder en coche hay que pedir que te abran una valla que corta el camino.

Hacemos una visita a su interior el precio de la entrada es de 3€ por persona, el recorrido se hace en una hora aproximadamente, en cada una de las instancias del castillo existe una proyección explicando la historia y significado de esta en el castillo.

El aspecto exterior y interior del castillo es bueno se observa que esta bien cuidado, guardando los detalles que lo identifican con su origen.

Después de la visita del castillo seguimos paseando por las calles empinadas de este pintoresco pueblo, del que mas me llama la atención sus espectaculares vistas pues dirijas la mirada al lado que sea siempre hay fotos de postal, todo esto producido por el lugar donde se encuentra enclavado,  en lo más alto de una montaña escarpada con difícil acceso y posibilidad de ver al enemigo a muchos kmts de distancia.

La mayoría de los castillos musulmanes se hacían de esta forma para defenderse de los enemigos en caso de guerra, utilizaban la orografia de este tipo de terrenos para construir sus castillos y viviendas.

Se acerca la hora de la comida y después de tomar una caña en un bar decidimos seguir camino al siguiente destino,  el nacimiento del Rio Segura situado en Pontones cerca de Santiago de la Espada.

Durante el trayecto hacia Pontones pensamos en utilizar alguna de las diferentes zonas de picnic que se encuentran en la sierra para comer al aire libre y disfrutar de la naturaleza que nos regala el entorno con ese colorido tan vivo que nos ofrece la primavera.

Después de una comida acompañada con su debida tertulia y hasta algunos dando se una siesta ponemos rumbo hacia el nacimiento del Río Segura, pues nuestra intención es ir a visitarlo antes de que anochezca y después dormir en Santiago de la Espada.

Llegamos al nacimiento a través de una carretera estrecha pero perfectamente señalizada, en este se encuentra un área recreativa y mesas de madera tipo picnic, el problema del lugar es que hay poco sitio de aparcamiento, aun así tenemos suerte y encontramos un lugar vacío lo que aprovechamos para aparcar las cuatro acs.

El nacimiento del Río Segura se produce a través de una cueva subterránea donde fluye el agua, esta cueva que tiene forma de gruta esta perfectamente balizada para evitar accidentes, el agua que nace de su interior es totalmente cristalina y fría.

Según los paneles informativos que hay en el lugar explican que dependiendo del año de lluvias que haya habido el agua fluye con mas abundancia o menos.

Terminamos la visita después de dar un ligero paseo por la zona y empezamos a notar como la temperatura se hace cada vez mas fría pues se acerca la noche. Seguimos los planes y nos dirigimos a Santiago de la Espada para dormir.

A la entrada del pueblo vemos un solar vacío y cerca de este, por lo que lo utilizamos para dormir, a la mañana siguiente damos un paseo para conocer el pueblo que en mi opinión no nos muestra nada de interés por lo que no perdemos el tiempo y salimos hacia Cazorla.

Llegamos a Cazorla a media tarde y aparcamos las acs en un parking a las afueras del pueblo unos 10 minutos andando, el parking nos lo recomienda la Guardia Civil al preguntarles es mas tienen la amabilidad de acompañarnos hasta el lugar.

El parking se encuentra en las coordenadas  O – 2º, 59′, 56” y N – 37º, 55′, 17” es un lugar tranquilo situado en un lugar que perfectamente podría hacer de mirador por las vistas que hay de todo el valle.

Posiblemente la imagen mas fotografiada sea esta, Cazorla desde el balcón de las Herrerías.

Es el municipio más grande y cabecera de la Comarca Sierra de Cazorla. Se encuentra en las faldas de la Sierra de Cazorla, en el valle del Río Cerezuelo, afluente del Guadalquivir.

En cuanto a su Patrimonio se puede destacar el Castillo de la Yedra, en el Cerro de Salvatierra, de construcción cristiana realizada, pero sobre todo árabe de los siglos XI y XII. En buen estado de conservación, alberga en su interior el Museo de Artes y Costumbres Populares del alto Guadalquivir. Este se encuentra dividido en dos secciones: la Historia, situada en la torre del homenaje, y la de Artes y Costumbres, en un edificio anexo a la anterior.

Paseamos por sus calles y plazas donde observo una gran afluencia de gente por las vacaciones de Semana Santa. Hacemos una parada en una de sus plazas donde hay varias terrazas nos tomamos un café y aprovechamos para preguntar al camarero donde hay una carnicería para comprar chuletas de cordero y ternera para hacer a la plancha en el parking del siguiente destino.

También aprovechamos para hacer otras compras en el mercadona, salimos del parking hacia el área recreativa y aparcamiento del sendero del Río Borosa con la intención de comer en este.

Llegamos sobre las 14:30 y nos percatamos que hay unas 6 acs más en el lugar ademas de algunos coches. El parking se encuentra situado a 3 Kmts aproximadamente del Centro de visitantes Torre del Vinagre, en las coordenadas O – 2º, 51′, 59” y N – 38º, 00′, 57”.

Tras la comida hacemos dos grupos uno se queda durmiendo la siesta y otro nos vamos a visitar el centro de visitantes y a dar un paseo por la zona.

En el centro de visitantes nos recomiendan dar una vuelta por la zona de fauna salvaje, un lugar donde hay animales en cautividad justo al lado del embalse del Tranco, cuando nos desplazamos al lugar empieza a llover por lo que no podemos hacer el recorrido solo podemos observar el lugar desde los miradores.

Volvemos  al centro de visitantes de la Torre del Vinagre, y accedemos a las diferentes salas, cada una de ellas dedicada a explicar la fauna, vegetación, clima, etc… de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas.

Tras la visita regresamos a las acs, y nos encontramos con el resto del grupo que se había quedado descansando y tras un rato de conversación empezamos a preparar la cena.

Nos vamos a la cama temprano pues queremos descansar bien para a la mañana siguiente empezar temprano la ruta de senderismo del Río Borosa.

La ruta consta de 11 km de ida y otros 11 km de vuelta, el comienzo de la ruta es suave y se va complicando a medida que llega a su fin.

Salimos de las acs sobre las 10 de la mañana, el trayecto lo vamos haciendo aun paso normal, pues vamos relajados disfrutando del paisaje que encontramos a lo largo del camino.

Durante el trayecto se observa bastante gente sobre todo al principio de este, después a medida que nos adentramos en la sierra y empieza la dificultad nos encontramos con menos gente.

Llegamos aun lugar llamado la Cerrada de Elias, donde el Río discurre a través de un pequeño cañón con una velocidad bastante fuerte.

El recorrido se lleva a cabo a través de una pasarela colgante de madera enclavada en la pared.

La temperatura que tenemos es ideal para la practica del senderismo pues esta nublado con la sensación de humedad por la lluvia lo que es muy refrescante.

Vamos provistos de mochila con bocadillo, botella de agua, y alguna fruta, el lugar de la comida es el final del recorrido justo donde nace el río.

Observamos la montaña para comprobar si se deja ver algún ciervo, muflón, águila …. pero no hay suerte.

Durante el curso del río apreciamos numerosos puentes que lo cruzan de una orilla a la otra, así como también cascadas y saltos de agua que nos alegran la vista y hace que hagamos una parada para contemplar su belleza.

El recorrido siempre lo hacemos en grupo la distancia del primero al último no es mas de 100 mts, ademas se agradece ir comentando las vistas que nos encontramos dando cada uno su diferente punto de vista.

Llegamos a una central eléctrica que aprovecha la bajada del agua para producir el movimiento de una gran turbina que produce la electricidad, a partir de esta el camino empieza a ser mas difícil, convirtiendo en un sendero mas estrecho y escarpado.

A estas alturas de recorrido ya no encontramos a casi nadie en el camino, debido a su dificultad y a las nubes que tenemos encima, pues tiene toda la pinta de empezar a llover.

Al final del recorrido se atraviesa una montaña a través de un túnel de unos 200 mts, donde la visibilidad es nula por lo que utilizamos linternas y frontales.

Esta es la parte mas peligrosa del trayecto, aunque esta bien señalizado cualquier despiste te puede llevar al vacío.

Llevamos casi 3 horas andando de forma suave y casi ya hemos llegado al lugar del nacimiento en la laguna de Valdeozores donde tenemos previsto hacer una parada de descanso y también comer.

Este tunel construido en la montaña fue llevado a cabo con el fin de canalizar una parte de agua que procede del nacimiento del río y llevarla a un desnivel importante hasta la central eléctrica.

El paso por el túnel es bastante estrecho y en algunos sitios mas bajo que en otros, pues como se puede observar no esta echo con una tuneladora, sino con maquinas menos precisas y rudimentarias.

Al final de este túnel, se encuentra la laguna de Valdeozores, a continuación la laguna Negra y a la izquierda el nacimiento del Río Borosa.

Empezamos a comer sobre las 14:30 y la verdad con mucha sensación de hambre debido a la energía consumida durante el trayecto.

La comida la hacemos a pie de nacimiento, cada uno se busca una piedra donde sentarse y estar cómodo, mientras muerdo el bocadillo contemplo el lugar donde me encuentro lo que le da mas sabor, pues no todos los días tienes el privilegio de comer en un lugar tan lleno de vida y colorido.

Tras un descanso de unos 40 minutos iniciamos la marcha, volviendo a deshacer el camino andado, pero con vistas distintas a la subida lo que hace que sea entretenido.

Durante el regreso a mitad de camino aproximadamente nos cae un chaparrón de agua que nos obliga a refugiarnos en una pequeña cueva para ponernos un impermeable. Seguidamente continuamos el camino pues la lluvia no es excesivamente fuerte y nos permite andar sin peligro.

Llegamos a las acs, sobre las 17:40 de la tarde y algunos de nosotros nos acercamos al río que pasa a escasos 50 metros a meter los pies en el agua, se agradece mucho, ya que después de todo el día andando el quitarte las botas y meter los pies en agua fría es super relajante.

Después de 30 minutos de relajación de pies nos damos una gratificante ducha de agua caliente y a continuación  empezamos a preparar la merienda cena, que consta de chuletas de cordero y ternera a la plancha, acompañada de ensaladas y un buen vino tinto.

Tras la cena hacemos una larga tertulia donde las botellas de sidra, crema de orujo y los ging tonic de bombay safir nos acompañan en todo momento, nos vamos a la cama a las 11:00 con la intención de salir después de desayunar al siguiente destino Úbeda.

La ciudad de Úbeda adquirió entidad en época árabe. Durante la época cristiana, Úbeda vio aumentar notablemente su ámbito jurisdiccional.

Llegamos a Úbeda sobre las 13:00 y justo antes de entrar al centro de la ciudad vemos un centro comercial en el que aparcamos para comprar algunas cosas que nos hacían falta, como agua, fruta, pan, etc…

El centro comercial es un Carrrefour, cuando salimos con la compra dirección a donde estábamos aparcados nos encontramos con el vigilante del aparcamiento y le preguntamos donde nos aconseja ir a aparcar durante dos días para conocer la ciudad, nos comento que podíamos hacerlo allí mismo en el mismo parking del Carrefour en la parte lateral donde había menos trafico y ademas nos indico que andando hasta el centro solo había 15 minutos.

Las coordenadas del parking son 0- 3º, 22′,  52” y N- 38º, 00′, 55” . En el siglo XVI fue época de máximo esplendor de la historia de Úbeda, que conoció un importante desarrollo económico por el incremento de la producción agrícola y la diversificación de las industrias artesanales. Los edificios más notables de la arquitectura de Úbeda datan de este siglo. Úbeda es una ciudad que pertenece al Patrimonio de la Humanidad, guarda uno de los mayores legados históricos y artísticos del Humanismo renacentista y constituye un paisaje natural único.

Ascendiendo el repecho de entrada a la ciudad se descubre con asombro el imponente Hospital de Santiago. El corazón del centro histórico ubetense es la amplia plaza de Vázquez de Molina. En torno a la misma, se concentran nueve de los monumentos nacionales de la ciudad, siendo la mas importante sin duda la Colegíata de Santa María de los Reales Alcázares.

Paseamos por la ciudad adentrándonos entre serpenteantes calles de trazado medieval y recuerdos mozárabes, pasamos junto a palacios de fachadas elegantes y patios columnados como el de Marques de la Rambla, convertido hoy día en hotel, nos encontramos gran numero de casas blasonadas señoriales edificadas con sólida piedra trabajada por expertos canteros.

Al final de la ciudad nos encontramos con los arrabales extramuros de San Nicolás y San Millán. El paseo amurallado, la Ronda de los Miradores, rodea la parte sudeste, desde el que la bruma del Guadalquivir empapa de nostalgia la vida de una ciudad diferente, profunda, intimista y espectacular.

En cuanto a la artesanía, Úbeda fue desde la época medieval el núcleo principal de una importante producción cerámica y alfarera.

La alfarería sigue siendo una de las señas de identidad de la cultura tradicional en la ciudad, donde se continúa trabajando todo el repertorio original, según las formas y técnicas de tradición mudéjar. Los trabajos de forja del hierro, la espartería y las vidrieras son también característicos entre los artesanos ubetense.

Tras conocer esta bonita ciudad seguimos nuestro destino que nos lleva a Baeza a tan solo 10 km, al entrar a esta observamos un buen aparcamiento justo al lado del polideportivo las coordenadas son O – 3º, 27′, 29” y N – 37º, 59′, 53”.

En el centro de la provincia de Jaén, en una loma circundada por los valles de dos ríos, el Guadalquivir y su principal afluente, el Guadalimar, encontramos Baeza, una atalaya natural a unos 800 metros de altitud sobre el nivel del mar que vigila las fértiles tierras de los valles que se extienden hacia el oeste.

La época romana supuso la constitución de una ciudad totalmente establecida, con su fuerte y su cinturón amurallado.

Los árabes se establecieron y bajo su dominación, la ciudad conoció un importante desarrollo gracias a sus fértiles tierras y su situación estratégica, siendo incluso la capital de un reino de Taifas que se extendió por gran parte del territorio jiennense.

Baeza tiene su época de mayor esplendor entre los siglos XV y XVII, cuando su economía prospera gracias a la agricultura e impulsada por la Universidad Baezana.

Así, a Baeza, junto con la vecina ciudad de Úbeda, se la conoce como la cuna del Renacimiento español. En reconocimiento a esta realidad la Unesco concede a Baeza el nombramiento como Ciudad Patrimonio de la Humanidad en el año 2003.

Cuentan los lugareños que en los días claros puede verse desde Jaén la silueta pétrea de Baeza, uno de los conjuntos monumentales renacentistas más importantes de España.

La plaza del Mercado, foro público de la ciudad, está flanqueada por soportales y adornada por galerías como el Balcón del Concejo y la Alhóndiga.

Durante el paseo observo dos puertas gemelas que recuerdan la cinta de murallas que guardó la ciudad durante la ocupación musulmana y dan paso al centro histórico baezano: la Puerta de Jaén y el Arco de Villalar.

Otro punto de interés es la Plaza de Santa María, corazón Baezano, concentra la mayor parte de monumentos: la Catedral, las casas altas Consistoriales, la Fuente de Santa María y el Seminario de San Felipe, hoy sede de la Universidad Internacional de Andalucia.

Hoy es Sabado Santo y tenemos la suerte de poder disfrutar de las procesiones típicas de esta ciudad. En la que hay una gran cantidad de gente en sus calles.

Se puede apreciar en la cara de los ciudadanos que son muy debotos y fieles a sus Santos y cofradías.

Después de un día de paseo y procesiones llega la hora de la despedida, tengo que volver a Murcia pues mañana me toca trabajar y no he podido cambiar la guardia, por lo que a media tarde me despido de mis compañeros sintiendo no poder acompañarlos al siguiente destino que es Jaén.

La vuelta a casa la realizo sin problemas aunque en dos momentos puntuales atravieso dos tormentas de agua y la última incluso con granizo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s