IMG_8404Empezamos esta pequeña aventura haciendo noche en Antequera, que cuenta con área de autocaravanas junto al polideportivo. Esta pequeña ciudad merece la pena ser visitada, gastar unas horas callejeando o comiendo en sus innumerables restaurantes típicos. A la tarde nos acercamos a hacer el famoso Caminito del Rey, cruzamos el parque natural que cuenta con algunas zonas de parking a ambos lados de la carretera que lo atraviesa, aunque para las autocaravanas no hay suficiente espacio, así que mejor llegar temprano o al final del día, que es cuando se encuentra aparcamiento. Nosotros pudimos dejarla pasado el hotel del Conde de Guadalorce y cogimos nuestras bicis. Llegamos al restaurante “El Kiosco” y de allí nos dirigimos por un sendero de montaña hacia la entrada del Caminito, sin tikets ni nada. IMG_8412Al llegar los pudimos comprar allí mismo sin problema, aunque recomendamos hacerlo por internet. El recorrido es una preciosidad, se anda casi todo el tiempo por pasarelas de madera colgantes de las paredes montañosas de un gran desfiladero, con vistas espectaculares a un cañón estrechísimo por donde discurre una gran cantidad de agua y donde las rocas alcanzan una altura descomunal. El recorrido lo hicimos en 2:15h, luego cogimos el bus que te devuelve al inicio (10€ +1,55€ / persona todo).

 

 

 

 

Tras ello nos dirigimos a Setenil de las Bodegas (Cádiz), aparcamos a la entrada del pueblo, en el parking del colegio.Este pueblo guarda la arquitectura típica de la Sierra de Grazalema, con la peculiaridad de tener las casas en los tajos de la roca formados por el curso fluvial. Pasear por sus calles, junto al río y sus miradores nos sorprendió mucho de este bonito pueblo andaluz.

 

 

 

A la tarde fuimos a la Cueva del Gato, una aventura en las paredes montañosas de esta imponente sierra de donde sale tal cantidad de agua que lo hace un sitio mágico, con una piscina natural donde poder bañarse entre chopos y encinas.IMG_8451

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para hacer noche nos marchamos a Montejaque, un pueblecito también de la sierra donde perderse por sus estrechas y blancas calles. Aparcamos en la calle principal donde más se ensanchaba.

En estos pueblos, pese a estar poblados, no vimos a penas gente, descansamos y a otro día nos fuimos a hacer carretera y bici hacia Cortes de la Frontera, otro bello pueblo blanco con un impresionante recorrido junto a montañas de gran porte arenisco y granítico. No visitamos la cueva de La Pileta (10€ con reserva) pero es otra joya del lugar que permite conocer las entrañas de esta imponente sierra.

IMG_8475

A la vuelta hicimos el sendero de las Angosturas del Río Guadalón, cómo no con nuestras mulas, nuestro mayor placer, pero vaya senderito de piedras, cuestas, estrechos pasos al abismo y escalones que para nada es de ruta BTT, mas bien de cabra BTT, pero el entorno y el paisaje es tremendo, de grandísima belleza, escarpado y frondoso a base de encinas y quejigos, aquí los bosques son de perderte y no querer salir.

 

 

Llegamos de nuevo a Montejaque y como somos así pues nos siguió dando el deseo de mas bici y nos hicimos una última ruta en el día que bien os recomendamos hacer si o si. IMG_8484Se llega por un camino que sale desde el mismo pueblo dirección noreste y ahí comienza un entorno sin igual, porque esto de rodearse de montañas rocosas, simas, prados, tajos, cuevas, riscos, bosques de alcornoques, encinas, puentes romanos, arroyos serpenteantes entre piedras graníticas cubierto todo ello de una alfombra de musgo verde y salpicada de hojas color ocre se te queda todo grabado en la retina, y en el corazón. La sensación que nos dejó estar en este lugar la recordaremos siempre y la recomendamos para aquellos que aman la naturaleza y perderse por ella.

 

 

IMG_8494Nuestro camino a otro día siguió por la formidable Sierra de Ronda, esta vez visitamos el encantador pueblecito de Benalguacil, una villa en lo alto de la montaña con sus callejuelas empinadas y casas típicas de los pueblos blancos, con una peculiaridad, y es que tanto fachadas como calles se encuentran llenas de esculturas, murales y otras obras de arte, todo ello para los ojos del visitante. Tras esta cultural parada seguimos carretera a través de la sierra, con espectaculares vistas a el laberinto de montañas verdes plagadas de alcornoques, encinas, quejigos, pinos carrascos, acebuches y algarrobos.

 

IMG_8504Dejado el monte atrás nos adentramos en la locura de la costa malagueña, circulamos por la A7 que no hay peaje pero el tráfico es muy intenso, todo plagado de edificación sin a penas verde o un hueco de playa sin explotar. Huyendo de la masificación llegamos a Nerja, aparcamos junto al parking municipal que se encuentra en la parte trasera de la población para hacer la ruta del Río Chíllar, todo un cauce entre cantos brillantes, cañas y pinos, el sitio es magnífico pero la ruta la hicimos por el mismo cauce y había demasiada agua, por lo que no pudimos avanzar mucho recorrido, pero sabemos que este lugar merece mucho la pena pues se llega a un punto donde se estrecha el río y se convierte en un cañón de gran belleza, aquí recomendamos mejor hacerla en primavera u otoño que se encontrarán con menos agua seguramente y llevar calzado impermeable junto a una pequeña toalla.

Tras no poder terminar esta preciosa ruta nos dirigimos a Maro, un sitio tranquilo, con unas bonitas casas balcón. Aparcamos en el parking municipal junto a unos acantilados con preciosas vistas, donde habían mas autocaravanas. Con las bicis visitamos Nerja y este pueblo, grandes diferencias entre ambos en cuanto a aglomeración y oferta gastronómica pero similares en cuanto a estética y belleza. En Nerja vimos también gran cantidad de sitios para dejar la auto. Nuestro último día lo empleamos en hacer desde Maro la ruta del Río de la Miel en bici. Un encantador recorrido adentrándonos en las montañas, barrancos y desfiladeros de la costa, un paisaje que muestra el contraste de la belleza del mar y del campo de interior.

IMG_8469

 

 

Así nos despedimos de nuestra nueva aventura, esta vez en una tierra agreste y verde del sur español, vivida gracias a nuestra Fábrica de los Sueños.

 

Anuncios

IMG_7880Nuestro primer punto en el viaje fue Trier, una población muy bonita donde recomendamos visitar la catedral, la basílica contigua, callejear, visitar la Puerta Negra y llegar a la Markplatz donde allí se puede degustar los sabrosos helados. También recorrimos parte del río que cuenta con un carril bici, este carril va a ser el protagonista de nuestro viaje pues pretendemos hacer la parte más turística de este valle en bicicleta. Antes de entrar en detalle decir que aunque nuestros desplazamientos siempre eran lineales, no siempre íbamos en la misma dirección,  sino que unas veces íbamos río abajo y otras arriba. Todo el recorrido es una preciosidad, el carril bici está perfectamente adaptado, dónde vas atravesando toda la hilera de pueblos del valle. Cada uno tiene su encanto, además casi todos ellos cuentan siempre con un área de autocaravanas o camping. La media de precios rondas los 8-10€ con servicios de agua y vaciados.

 

IMG_7954Nuestro siguiente parada es Traben-Trarbach, lugar turístico donde aparcamos en el parking del balneario, gratis una noche. Ese día hicimos el río dirección sur, hacia Berkastel-Kues. Estos dos pueblecillos nos encantaron, guardan la típica arquitectura alemana como en la Alsacia y Selva-Negra, casas con entramados de madera, colores y muy decoradas, de formas inclinadas.

 

 

IMG_7988A otro día seguimos haciendo ruta con nuestras “mulas”por la inmejorable via verde, rodeados por viñas que llegan casi a la cumbre de las suaves montañas y bosques mixtos caducifolios. Tras un día de bici, en el que visitamos los bonitos pueblos de RailBriedel y Zell, decidimos darnos un homenaje y nos pasamos el día entero en el balneario de Berkastel (6€/persona), allí nos llevamos nuestra comida y disfrutamos de las piscinas termales con hidromasajes de todo tipo. A otro día visitamos más al norte Senhas, donde aparcamos en una extensión junto al río con más acs, gratuito y tranquilo. Visitamos una villa cercana, Beilstein, de callecitas de piedra y casitas de colores, llenas de flores y todo exquisitamente cuidado, al volver a la ac retrocedimos y vitamos también Ediger, otro pueblecito mágico, allí compramos vino blanco típico del lugar para la cena, esa noche cenamos a pie del río entre los cantos de los zorzales y el olor del bosque.

IMG_8087Otro lugar visitado fue Coghen, algo más grande que los anteriores pueblecitos pero con el encanto del ambiente que venimos disfrutando, es una zona con afluencia turística pero con agradables paseos,  nosotros comimos en la calle la típica salchicha alemana y compramos un vino del lugar. Aquí es típico el vino blanco, a mayor altura de la viña mayor calidad. Hay a groso modo tres tipos: básico,  intermedio y fuerte. Nosotros nos decantamos por el intermenio, que está buenísimo.  A otro día nos movimos con la ac río abajo dirección Koblenz, llegamos a un pueblo llamado Kobern-Gondorof, aparcamos en un parking de acs (5€/24h con agua y vaciado, no luz). Pasado Coghen nos costó encontrar donde aparcar, a partir de allí no encontramos áreas, solo campings.

IMG_8114Una vez aparcados nos pusimos rumbo hacia atrás en el río,  llegamos a Lof, que estaba en la fiesta del vino y de nuevo comimos productos típicos, entre música y alemanes muy animados. A la tarde visitamos el castillo de Burg Eltz, desde la población de Muden, hay un recorrido que sale de detrás de la iglesia y lleva 1h, pero merece la pena atravesar estos preciosos bosques germanos con arrollos y sendas sacadas de cuentos de hadas. El castillo es espectacular, situado sobre una peña rodeado de bosques se conserva intacto, se puede visitar el patio y alrededores sin pagar tiket o bien sacarlo por 10€/persona y ver sus salones interiores, dormitorios y cocinas del siglo XIV. Continuando nuestra ruta, estando aparcados en Kobern-Gondorf, visitamos este pintoresco pueblo, sin duda de los más bonitos: casas, calles y plazas muy decoradas.

IMG_8137Seguimos la ruta junto a la vía del tren y llegamos a Koblenz. Se trata de un ambiente más urbano, aunque alguna calle guarda el aspecto romántico de antes, pero para nosotros esta ciudad no nos pareció especialmente bonita. Visitamos la “punta de flecha” que es punto de unión entre el río Mosela y el Rin, un lugar de gran belleza natural, allí mismo también está la espectacular estatua ecuestre del emperador prusiano Guillermo I, quien luchó por tener unidas a todas las confederaciones alemanas,  allí mismo hay restos del antiguo muro de Berlín.  También visitamos la fortaleza militar que está al otro lado del río, con unas vistas imponentes a toda la ciudad y a la unión de ambos ríos, con mucha historia y muy bien ambientada (7€/pers.). Tras hacer nuestras compras (Alemania tiene multitud de supermercados, incluso en pequeños pueblos, con muy buenos precios: Lidl, Aldy, Norma… con buenísimas ensaladas, susi, etc.) nos pusimos de regreso a la ac y visitamos otra monada de pueblo, Winningen. Siguiente pueblo fue Alken, que cuenta con parking para acs y de nuevo con un ambiente rural y de casas muy bonitas, tiendas y bodegas, con su almenado castillo en lo alto de la montaña (4€ visita). Hicimos una ruta en bici atravesando las montañas que albergan unos bosques y arroyos envidiables, llenos de abetos, hayas, robles y alisos. Para comer nos compramos unos sándwiches y una ensalada y cómo no una botella de vino del lugar.  

IMG_8173Tras este maravilloso recorrido por el valle del Mosela, con el encanto de sus pueblecitos de estilo medieval y sus viñedos,  ponemos dirección a otro río cercano, el Lahn, más al este. Nuestra primera visita fue a Lindburg, con su precioso casco antiguo de casitas inclinadas con entramados de madera de colores, en este lugar es aún mas pintoresco. La ac la aparcamos no muy lejos, en un parking de ac gratuito por una noche (sin servicios) de una compra-venta de acs, y los desplazamientos como siempre en bici. A otro día seguimos con la ac hasta Weilburg, otro pueblo al estilo de los demás pero con un palacio y jardines barrocos de lo más romántico, que pertenecía a la familia aristócrata que reinaba en el estado alemán de Hesse, aparcamos en un gran parking para acs (6€ con agua y vaciados,  +2€ si quieres luz, por esta zona todos los parkings son iguales). Hicimos ruta en bici junto al río Lahn en un entorno mucho mas natural que el que hemos visto en el Mosela.

IMG_8238Continuando por el trazado del río recorrimos la vía desde Weilburg hasta Giesse, en este trayecto destacar la belleza de los pueblos de Braunfels (casitas típicas intactas y restauradas, castillo precioso a visitar por 7€/persona y un parque de tilos y secuollas centenarios) y Wetzlar (también de típicas casas y una catedral de dos estilos diferentes), lo demás no es gran cosa. La última noche en Weilburg tuvimos la suerte de asistir a un concierto de música clásica en violín y chelo de piezas de Bagch y Vivaldi en el patio interior del palacio (16€/persona), fue un verdadero placer poder sentir el entorno y la música en esta romántica y bellísima Europa, allí sí que nos transportamos a la época de cultura barroca europea.

Rumbo hacia el norte, sin perder de lejos el río Lahn, también visitamos con la ac la población de Herborn, con grandes casas de estructuras de madera tallada y mayor presencia de teja pizarra en las fachadas. Tiene un parking para ac gratuito junto a un río,  en un entorno muy cómodo y agradable. En esta población conocimos a un croata afincado ya 40 años aquí, Drago, nos enseñó su bonita casa típica de estos pueblos con encanto, la tenía muy decorada con objetos de todos los países por donde había viajado, un auténtico museo del mundo entero, increíble!,  fue muy amable con nosotros, así pudimos entrar de lleno en el típico hogar de estos alemanes, donde las estancias de las habitaciones no son muy grandes, los muebles tienen exquisitos acabados en madera, las escaleras con sinuosas formas y los techos bajos, todo ello le da un encanto especial a estas casitas que me recuendan a los cuentos de mi infancia.

IMG_8249El último pueblo de esta región del valle del Lahn fue Malburg, una auténtica joya alemana, este pueblo-ciudad es una maravilla, aquí todo tiene más riqueza arquitectónica, con casas aún mas grandes y de fachadas aún más vistosas con relieves. Cuenta con una universidad de edificios góticos de piedra, calles adoquinadas sinuosas, bellas iglesias, un jardín botánico (el antiguo) para deleitarse, numerosas tiendas, un río con casitas con encanto y en lo alto un castillo con un gran patrimonio. Nosotros aparcamos en un pueblo a 4km, Cappel, en un descampado al lado del parque de bomberos.

IMG_8257Siguiendo nuestra aventura fluvial alemana, nos pusimos rumbo mas al suroeste y llegamos a hacer la parte de este viaje dedicada al Rin, un río con mucha historia. Llegamos a nuestra primera parada, Boppard, aquí ya se nota cierto nivel económico más alto que en el Mosela y Lahn, las casas más señoriales, mezcla con estilos barrocos y neoclásicos. El Rin es una preciosidad,  sus orillas tienen perfiles rocosos impregnados de bosques exuberantes, salpicados de imponentes castillos de grandísima belleza, también playas de arena blanca, mucho tráfico fluvial y rocas salientes en el mismo cauce. En cuanto a aparcar es parecido al Mosela y Lahn, con camping y áreas con servivios (de media 8-10€). Cuenta, cómo no, con carril bici aunque no en ambas márgenes, hicimos noche bastante alejados del río, en lo alto de la montaña junto al pueblo de Werlau, allí hay un gran parking tras el principal parking de un centro acuático, el sitio es una gozada, con vistas a toda la campiña de los altos montes, donde este otro tipo de paisaje aquí es una delicia.

IMG_8280A otro día visitamos Oberwesel en bici, este pueblo es otro que no hay que perderse, tiene restos de una antigua muralla y sus espectaculares torres perfectamente conservadas, ademas del impresionante castillo en lo alto en una peña, estos alemanes lo tienen todo recuperadísimo. Tras hacer compras allí mismo en los supermercados,  hicimos noche en Fellen, en la misma orilla del río, donde nos dimos un bañito en la playa, el agua estupenda. Otra visita fue Bachanach, con su encanto de callecitas, muralla, casitas y torres medievales, se puede además visitar su castillo ya que esta abierto al público por ser un jouthostel.

IMG_8329El siguiente y último pueblo visitado fue de carácter más urbano aun que de casco antiguo con encanto, se trata de Mainz (Maguncia), con su bonito paseo junto al río, su preciosa catedral y plaza central.

 Hasta aquí fue nuestra aventura alemana cruzando los ríos más históricos y románticos del oeste del país,  como siempre enamorados de su cultura, historia y el bienestar que nos ofrece.

 

 

 

IMG_8340De camino de vuelta atravesamos Francia, allí hicimos una parada en la villa de Oradour. Esta villa fue atacada por el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial y su actual aspecto es tal cual quedó, tan solo el efecto del tiempo la ha modificado. Allí se accede rápido desde la autovía y hay parking para acs, además de un entorno agradable y de fácil aparcamiento. Cuenta con un centro de información y la visita es gratuita.

 

 

 

img-20180727-wa0026.jpgYa en España paramos en San Sebastián, aparcamos en zona azul junto al área de acs que estaba llena, nos bañamos en la Playa de la Concha y disfrutamos de su ambiente de ocio y bares. Después pasamos a La Rioja,  a visitar a nuestros queridos amigos Rafa y Mariola que son de estas tierras, por las que pudimos descubrir gracias a ellos las cuevas monasterio de Arnedo, las fiestas de Herce y los pueblos de alrededor con sus bonitas casas de piedra y arroyos frescos entre choperas. ¡Qué buenos momentos pasamos junto a ellos!

 

img_8171.jpgComo cierre, vivimos otra aventura más de ríos, castillos y bosques, un enriquecimiento más para nuestra alma viajera, incansable de explorar y descubrir gracias a nuestra Fábrica de los Sueños. 

VIAJE SEPTIEMBRE 2017: PERIGORD – LOT – TARN (FRANCIA)

Publicado: mayo 7, 2018 en Sin categoría

IMG_720215 de septiembre, comienza nuestro viaje hacia Francia. Nuestra primera parada fue aún en España, en Montanejos (Castellón), bonito entorno con noche en el parking junto al río, aunque no permiten pernoctar y el parking de autocaravanas son 25 €. Así que mejor hacer noche a las afueras del pueblo. Recomendamos disfrutar del baño en el río termal y recorrer su espectacular cañón, también hacer una ruta en bici hacia la presa y los pueblos de alrededor.

 

 

img_7240.jpgA otro día nos dirigimos a La Rioja, pasamos el fin de semana en Herce visitando a unos queridísimos y muy buenos amigos que nos enseñaron el bonito entorno que tiene este lugar, además de también vendimiar, pisar la uva y hacer el prensado. Dormimos con la ac en la nave industrial que tiene uno de ellos. También conocimos Arnedillo, con muy buena área de autocaravanas, 10 € con agua, desagüe, ducha, baños, etc.

 

 

 

IMG_7270Tras estos días riojanos nos marchamos a Francia, a la región de Perigord. Primera visita Bergerac, dormimos en un parking del centro, al lado del parque de bomberos, calle Ruben Junyent, muy cómodo. Esta villa es muy bonita, encontramos la arquitectura típica francesa del siglo XVII-XVIII, casas de piedra con techos oscuros y ventanas grandes rectangulares, con cierres en forma de libro hechos de madera. Bonitas calles empedradas, con restaurantes ambientados, se olía a buena comida, además nada cara. Paseamos por sus calles poco iluminadas y descubrimos el río Dordogne que adorna la ciudad, cuenta con un bonito paseo en bici por sus orillas.

 

Siguiente pueblecito con encanto fue Limevil, se encuentra sobre una peña asomada a la unión de dos ríos, el Vèreze y el Dordogne. Paseamos por sus calles pequeñas, adoquinadas y empinadas con casas de arquitectura típica del Perigod, de tejados marrón oscuro curvados, ventanas de madera y muros de piedra. Hay unas bonitas vistas al río y sus jardines. Aparcamos en un parking gratuito a la entrada junto a unas zonas deportivas siguiendo la carretera.

 

IMG_7321Seguimos y llegamos a San Cyprien, otro coqueto lugar con similar arquitectura, aparcamos fácil a las afueras, junto al colegio en las instalaciones deportivas. Nos gustó su ambiente relajado, no se oye ninguna clase de ruido, sólo a los pájaros. Paseamos por sus calles y visitamos la iglesia de estilo románico. También recorrimos sus tiendas y nos paramos a acariciar los gatitos que habían por sus calles. Después nos marchamos hacia el valle del río Vereze, también de gran belleza por los bosques mixtos caducifolios de esta zona, salpicados con zonas de cultivo con bonitas casas solariegas y chatoux. Nos dirigimos al castillo Forte de Reignac, de estilo medieval, enclavado en la roca, aprovechando las grietas horizontales de estos perfiles calizos que fueron tomando forma por el cauce del río. Hay un parking gratuito muy bonito junto al castillo, hicimos noche allí junto a las orillas del río. Pudimos escuchar al cárabo y la berrea, estaban muy cerca y es típico en esta época escucharlos. Todo esto para nosotros no tiene precio, poder estar tan integrados en un entorno tan natural. A otro día visitamos el castillo (8,4 € /  persona)  y nos encantó ver cómo era el mobiliario y el estilo de vida en el siglo XVII francés, además de tener una exposición prehistórica y otra de instrumentos de tortura medieval.

 

IMG_7375Siguiendo el rio Vèreze arriba, llegamos a Saint León, una pequeña aldea realmente preciosa, tranquila y coqueta, con restaurantes mirando al río. Cuenta con una iglesia románica bella y sencilla a la vez. También hay una preciosa área de autocaravanas con baños públicos. Nosotros aparcamos nuevamente a las afueras, gratis, junto al río, en un lugar tranquilo y amplio. A la tarde hicimos una ruta senderista por la margen opuesta al pueblo junto, a un parque prehistórico temático que nos encantó, ya que esta zona cuenta con innumerables senderos entre los ríos, sus cañones y las montañas. Fue un recorrido precioso, llano, entre un bosque verde y húmedo de robles melojos, avellanos centenarios, hayas y la presencia de las paredes calizas rocosas típicas de estos ríos del Perigot.

 

Nuestro siguiente pueblo fue Saint Amand de Coly, poco turístico pero de gran belleza. Recomendamos pasear por las calles y visitar la antigua abadía en proceso de restauración. Aparcamos en los parkings gratuitos de la entrada e hicimos de nuevo un recorrido a pie por sus alrededores, entre bosques de robles y encinas.

 

IMG_7390A otro día llegamos a Sarlat, donde aparcamos junto al cementerio, cerca del parking que cuenta con un área de autocaravanas (estaba lleno). Esta ciudad tiene muchos servicios y supermercados (Lidl), aunque lo más impresionante es el casco medieval, ¡qué lugar más bonito!, casas de piedra decoradas con relieves en las fachadas, ventanales de vidrieras, torreones y vigas de madera. También está su bonita catedral. Recomendamos perderse por sus innumerables calles estrechas con rincones y plazas en silencio, una belleza sin igual, tanto durante el día como por la noche. Además se encuentran numerosos restaurantes con mesas en las bonitas calles o plazas adoquinadas, un ambiente ideal con un toque estéticamente exquisito.

 

Dejamos Sarlat y sus bellas casas y llegamos a Beynac, de nuevo un pueblecito a los pies de una peña, con su castillo en lo alto y abajo el río Dordogne. Parece que en cualquier momento se nos va a aparecer un caballero andante y su doncella, como en los cuentos. Seguimos con la omnipresente bellísima arquitectura del Perigod. Aparcamos a las afueras, en un parking gratuito para autocaravanas cruzando el pueblo, en un lugar inmejorable. Este es el paraíso de las autocaravanas.

 

IMG_7456Y continuando nuestra aventura llegamos a La Roque-Gageac, aparcamos en un parking junto al río, especial para autocaravanas (7 € la noche y 5 € todo el día). Este pueblo es la típica imagen del Périgord, se trata de una hilera de casas típicas de esta zona y sobre ellas la imponente pared rocosa salpicada de grandes árboles y cuevas, utilizadas antiguamente como casas. Las impresionantes vistas sobre el río y a su orilla la aldea son de las imágenes más bonitas de este país. Tras visitar esta aldea nos hicimos la comida y aprovechamos las mesas de picnic que hay en el parking, a la tarde nos fuimos a visitar el Castillo de Milandes y sus preciosos jardines, cuya antigua propietaria Joséphine Baker tiene una historia muy bonita que merece la pena conocer (12 € / persona).

 

IMG_7508Siguiendo esta región llegamos a Domme, donde hicimos noche en el parking municipal (7 € la noche, 5 € todo el día), un lugar tranquilo sobre una pequeña planicie. El pueblo es uno de los más bonitos que hemos visto por ahora, exquisita arquitectura homogénea en sus casitas de cuento, donde calles y casas guardan una armonía y simetría perfecta. Recomendamos también visitar las murallas y las impresionantes vistas a la campiña.

 

 

Después llegamos a Belves, que cuenta con grandes parkings dónde dejar la autocaravana. Nosotros nos dirigimos al área cerca del casco antiguo. Esta villa no tiene la belleza de las anteriores, recomendamos ver lo más bonito: la plaza de Labastida y alrededores.

 

IMG_7555Otro lugar visitado fue Montpazier, que cuenta con un área gratuita en una zona tranquila. Nos encantaron sus calles, casas y la plaza de Labastida de formas góticas y medievales, que tiene unos soportales perimetrales en la plaza. Los pueblos de esta región de Francia son bellísimos, a estas alturas aquí ya no sabemos cuál es más bonito. Todos se encuentran en un entorno natural impresionante, lo que los hace aún más bonitos si cabe y de nuestro viaje uno de los más bellos que hemos hecho por Europa, la bella Europa.

 

 

IMG_7600Avanzando en nuestro viaje llegamos Rocamadur (Lot), de nuevo otra joya arquitectónica francesa. La villa se encuentra en un cortado de roca que asoma a un valle donde antaño tuvo que haber un río. En lo alto de esta impresionante pared montañosa hay un santuario todo de piedra y aún más alto en la montaña un castillo. El pueblo está todo hecho de piedra blanca y los tejados son de color marrón. El pueblo se trata principalmente de una calle con gran número de tiendas y restaurantes, tremendamente turístico. Nosotros llegamos una tarde calurosa y soleada en la que celebran la fiesta de los globos aerostáticos, pudimos ver el espectáculo de despegar todos ellos, muchos con algunas formas simpáticas como la de un elefante o un canguro. Aparcamos en un parking gratuito junto al chatoux, allí dormimos entre robles cedros, arces y encinas, escuchando el impresionante canto del búho real, algo lejano, pero nos inundó de un espíritu sobrenatural, que se percibe por estar en lugares tan salvajes y bellos como este.

 

IMG_7665

Otro lugar a destacar fue Saint Cirq Lapopie, al que llegamos haciendo un precioso recorrido entre bosques y campos de cultivo, con la presencia de las prominentes paredes fragmentadas de roca caliza características de estas zonas meridionales de Francia. Era de tal belleza el lugar que no podíamos dejar de pararnos para apreciar tanta exuberancia, aquí los valles bañados por las imponentes aguas del río Lot son de un valor ambiental incalculable. Hicimos noche en un parking para autocaravanas junto a este manso río (7 € noche) a los pies de este precioso pueblo situado en un promontorio sobre el río, una zona escarpada donde las casas y palacios se reparten por está preciosa orografía. Las casas tienen ventanas a base de vidrieras de colores, arcos trilobulados góticos, entramados y balcones de madera. Este es el pueblo sin lugar a dudas más bonito del viaje, donde las vistas desde las ruinas del castillo brindan un espléndido mosaico de IMG_7701colores sobre el valle adornado con las casitas típicas de piedra y tejados inclinados. A la tarde hicimos una pequeña ruta de 8 km desde el pueblo hasta Bouziers. Nos encantó el recorrido junto al río con su ribera de chopos, carpes, fresnos y nogales. Después el bosque desaparece para adentrarnos en las paredes agrietadas, dónde se ha hecho el sendero a base de fragmentar la roca convirtiéndola en un paso abovedado que antiguamente servía para que los animales tiraran de las barcazas río arriba, ahora se encuentran esculturas y tallas sobre la misma roca, convertido todo en magníficos senderos por los que pasear. Llegamos a Bouziers, pequeña aldea sin gran atractivo en la que dimos un paseo.

 

IMG_7763Desde Saint Cir Lapopie seguimos carretera para atravesar el parque Causses de Limoge, una zona de suaves colinas cubiertas de bosques y cultivos de gran belleza en la que nos recreamos la vista con el paisaje. En esta época del año los árboles ya van cambiando de color a tonos más amarillos, ocres y cobrizos. Tras esta fiesta de color llegamos a Cordes sur Ciel, adentrándonos en la región del Tarn. Aquí de nuevo dudamos de cuál ha sido el pueblo más bonito visitado hasta ahora. Vimos la plaza de la Bastida en lo alto de un monte, con magníficas vistas a los ondulados horizontes de esta meseta kárstica, paseamos entre la arquitectura medieval magníficamente conservada del lugar, recorrimos las calles empinadas con casas palaciegas adornadas con gárgolas. También nos encontramos con multitud de ateliers que ofrecen productos artesanales. Aparcamos en el área municipal (6 € si haces noche).

 

img_7780.jpgSiguiendo ya hacia el sur llegamos a Albi. Aparcamos en el área con servicios cerca de la vía del tren y cementerio. Aquí ya se trata de un entorno urbano. Visitamos el centro medieval, sus plazas y su imponente catedral, bonitas vistas al río Tarn desde sus puentes. También merece mucho la pena si te gusta el arte moderno visitar el Museo de Enric Toulouse-Lautrec (18€).

 

 

Continuamos rumbo sur por a la que llegamos por carreteras nacionales hasta Toulouse, algo caótico con tanta circulación, atravesando pueblos y rotondas cada 3 km. Tras Toulouse cogemos autovía y luego carretera no muy concurrida para llegar a las preciosas montañas pirenaicas con sus 1000 colores de cambio estacional, cruzamos por el túnel de Vielha, viendo tras ello los bonitos pueblos leridanos de montaña. Cogimos rumbo a Zaragoza y la N232, atravesamos parte de Lérida y Aragón y llegamos a la provincia de Castellón. Hicimos noche en Morella, uno de los pueblos más bonitos de España. Se trata de una villa amurallada del siglo XVII, visitamos la preciosa iglesia de Santa María (2,5€) y el castillo (3,5€), con impresionantes vistas a la Sierra de Forcal. Nosotros aparcamos en un parking municipal gratuito junto a los jardines de pinos que hay a los pies del castillo, en la zona norte. Este bonito lugar cuenta con un área de autocaravanas aunque algo retirada.

 

IMG_7738Y así finalizó nuestro viaje, como si de un cuento se tratase, vivido en pueblos de estilo medieval con castillos, puentes, ríos, bosques y escarpadas montañas, siempre al cobijo de Nuestra Fábrica de los Sueños.

 

 

COSTA GALLEGA VERANO 2017

Publicado: enero 3, 2018 en Sin categoría

Nuestro siguiente viaje en este verano frenético de 2017 fue por un lugar no muy lejano lleno de buena gente y naturaleza en estado puro.

Antes de llegar a la tierra prometida de nuestros sueños hicimos una primera noche en Astorga (León), aquí hay un área de autocaravanas aunque para visitar el casco histórico mejor aparcar en el parking grande que hay junto al centro. Esta ciudad es muy bonita, al estilo leonés, por aquí pasa el Camino de Santiago, contando con una catedral barroca muy bien conservada y junto a ella el palacio de Gaudí, que también merece la pena una parada frente a él y observar su impresionante fachada cargada de detalles arquitectónicos. Los jardines que hay más abajo también merecen un paseo, así como callejear y visitar la plaza del Ayuntamiento.

 

DSC08381Nuestra siguiente parada fue Bubria (León), pintoresco pueblo de casas de piedra y tejas de pizarra, con un estupendo río para bañarse, lástima que nosotros no fuéramos preparados para ello, era tarde, pero ello nos permitió con la luz del atardecer ver el precioso castañar que hay rodeando a este pueblo, castaños centenarios de retorcidos y ahuecados troncos que nos hablaban de tiempos inmemorables, posiblemente el castañar más antiguo de la península. Esta zona está rodeada de suavizados montes desnudos de árboles, posiblemente por anteriores incendios o por la imposibilidad de vida vegetal en los crudos inviernos de los Montes de León, donde a buen seguro hay osos y lobos, joyas que enriquecen aún mas este imponente lugar. Nosotros disfrutamos de saber que no muy lejos ellos debían de estar merodeando e hicimos un par de noches en el perdido camping del pueblo (16€ 2 personas, con luz y agua). Este camping lo tienen tal cual a la naturaleza le gustaría, árboles y arbustos colonizan el lugar, donde nosotros pasamos un par de noches de risas con nuestros amigos de León. Al día siguiente visitamos Vega del Chapinar, aparcamos junto a su gran monasterio y comimos tan ricamente en la plaza del pueblo.

 

DSC08385Otro destino fue Mondoñedo (Galicia), dormimos en el área de autocaravanas cercana al centro. Nos encantó este pueblo de casas de grandes ventanales y balconadas de herrería acristaladas por completo, todas ellas blancas, por aquí ésta es la típica arquitectura de la fachada atlántica. También nos acercamos a ver la catedral, plaza y caminamos por sus calles estrechas, donde nos pudimos comprar en una confitería la famosa tarta de Mondoñedo (con cabello de ángel y almendras). Por las afueras del pueblo encontramos un barrio peculiar, prácticamente despoblado, As Moinas (Los Molinos), donde vimos en una calle un pequeño canal de agua, derivada del pedregoso río cercano, era allí donde las mujeres lavaban la ropa antaño. Ahora prácticamente estos caserones están vacíos, la gente emigró o murió y sus herederos no se interesan por estos tesoros que poco a poco entristecen en el abandono.

 

DSC08390Más pueblos que visitados fueron Ortigueira, ya en la misma costa cantábrica gallega, donde descubrimos unas impresionantes vistas por la “Ruta Marinera”, con un área de autocaravanas en el mismo camino. Otro pueblo fue Navia, también cuenta con un área en el parking de un centro comercial, allí comimos menú (7€) con una cantidad ingente de comida. Nos llovió un poco, pero visitamos el casco abarrotado de la arquitectura de balconadas blancas forjadas típica de aquí, también recorrimos el paseo marítimo que va por la ría de Navia y llega a su playa rodeada de pinares. Allí pudimos ver a las garzas pescadoras incansables en este humedal marino. Tras ello llegamos a Ribadeo, pequeña ciudad de calles animadas por su gente, tiendas, bares, etc. Aparcamos en el puerto deportivo, cogimos el ascensor para movernos ya por el centro y perdernos en el bullicio.

 

DSC08392A 6km de allí nos fuimos a Isla Pancha, donde presenciamos una espectacular puesta de sol, en esta esquina de la península son una auténtica maravilla, con esa sensación de estar en frente del infinito mar. Este lugar tiene un bonito faro de color blanco y azul, nos gusto su la paz e hicimos noche allí, en un pequeño parking, como otras autocaravanas también hicieron y desde nuestra ventana podíamos ver la luz del faro en la noche. A otro día hicimos con las bicis un camino 100% recomendable, se trata del “Camino Costero”, desde Ribadeo a Foz, siempre junto a acantilados, campos con vacas y playas rodeadas de grandes peñas. Comimos en Rinlos, un exquisito arroz y bogavante (30€/persona), es el plato típico de aquí. Después nos dimos un relajado baño en la Playa las Islas, cercana y muy parecida a la Playa de las Catedrales, pero sin tanta aglomeración de personas y sin tener que sacar entrada por Internet como pasa en esta otra. A la vuelta a Ribadeo compramos sardinas, boquerones y mejillones, todo fresco de la lonja, nos los preparamos de cena, junto al faro de Isla Pancha y escuchando a las cantábricas olas.

 

DSC08421Otro pueblo que visitamos fue Tapia de Casariego (Asturias), nos bañamos en Peñarronda una bonita playa salpicada por peñas, una de ellas grande y redonda situada en centro, de ahí su nombre. Aunque había mucha gente buscamos un lugar tranquilo en una cala apartada, nosotros nos pudimos bañar desnudos disfrutando del sol. Comimos en el restaurante mesón El Puerto y a la tarde visitamos un mercadillo artesanal para volver a la noche a Isla Pancha. A otro día fuimos a San Ciprián (Galicia), se trata de una población situada en una pequeña península donde hay un área de autocaravanas gratis, con buenas vistas al mar. En este lugar comprobamos la mala gestión urbanística, grandes edificios abandonados o a medio construir que rompen la estética de esta bella tierra. Nos bañamos en la ría y luego paseamos con las bicis por los alrededores donde más al oeste encontramos otra playa junto a un complejo industrial del aluminio. Al medio día comimos en un mesón cercano al área, llamado La Bodega (9.5€), muy recomendable.

 

DSC08463Nuestro siguiente destino fue Viveiro, paseamos por sus estrechas y recorrimos su paseo marítimo, para después comer en un restaurante los platos tipícos de fabes con almejas y pescado. Cerca de aquí, en Chapín visitamos el “Souto da Retorta”, un eucaliptal centenario junto al río Landro, se trata de un precioso paraje verde formado por un gran bosque de eucaliptos, avellanos, robles, arces, laureles, alisos, espinos, castaños, con gran presencia de helechos. Allí vimos el árbol más alto de España, un eucalipto de 62m llamado El Abuelo, que se encuentra vallado por estar enfermo. Después nos dirigimos a Estaca de Bares y Cabo Ortegal, el primero famoso por su faro y bonita playa por donde dimos un paseo y subimos andando hasta la hospedería-restaurante El Semáforo de Bares, donde degustamos el pescado fresco de la zona, rodeados de unas vistas impresionantes. El segundo, es un lugar sagrado donde el Atlántico y el Cantábrico se unen, sintiendo la belleza de esta costa sobre un mar bravío.

 

san andres teixidoDespués llegamos a San Andres de Taixido por una carretera que cruza los altos páramos costeros atlánticos. Conducir por aquí nuestra autocaravana fue una experiencia única. El pueblo es muy pequeño, hay dos parkings a la entrada, aunque con gran inclinación. Paseamos por el lugar al encontrándonos unas bonitas casas blancas donde la piedra sobresale de los muros, provocando unas fachadas de relieve que las embellecen aún más. Este lugar es muy turístico debido a la pequeña iglesia dedicada al santo. Nosotros recordaremos este lugar porque allí conocimos a Rafa y Mariola, un matrimonio de La Rioja que viajaba en una furgoneta camperizada, su ducato roja. Con ellos continuamos nuestra gran aventura, que sin duda supo mucho mejor gracias a su compañía, pudimos disfrutar de risas, historias, cenas y comidas juntos, sintonía y sobre todo mucha amistad.

 

DSC08491Otro pueblo que visitamos fue Mugardos, bonito pueblo de casas de colores junto al puerto, con una playa circular adornada con barquitos atados al mismo paseo marítimo. Aparcamos en el muelle del puerto y visitamos sus calles de casas de piedra y balcones de madera en diferentes alturas, aunque muchas de ellas abandonadas. En Galicia los pueblos son muy bonitos, especialmente los de la costa, pero el mar hace su efecto destructor sobre las fachadas de madera, haciéndose difícil mantener estas riquezas arquitectónicas. Reformar estas grandes casas se hace muy costoso, además de los difíciles acuerdos entre numerosos herederos, algunos incluso residiendo en el extranjero. Así que con esta nostalgia por el recuerdo de aquella Galicia esplendorosa, nos decidimos a seguir la costa y llegamos a Redes. Recomendamos esta visita, se trata de un bonito pueblo de coloridas casas y donde todas sus calles van a parar al la playa, en la que se encuentran los típicos postes de madera donde antiguamente secaban las piezas de congrio. Este lugar también es muy turístico, por ello cuenta con un parking a la entrada pero resulta difícil aparcar.

 

DSC08499Más adelante legamos a Puentedeume, aparcamos y dormimos en un gran parque que hay junto a la playa La Magdalena. El pueblo tiene un antiguo puente que cruza el río Ume, de ahí su nombre, y nuevamente aquí encontramos la arquitectura típica que nos viene acompañando por estas tierras, así que recomendamos pasear y también probar el plato típico de cerdo llamado Raxo. No muy lejos de aquí están las Fragas de Ume, un parque natural del interior por el que nos pudimos perder, descubriendo dónde sí se ha mantenido original el bosque atlántico característico deDSC08522 Galicia. Pierden presencia los omnipresentes eucaliptos para aparecer grandes masas boscosas de alisos, robles, arces, olmos, castaños, carpes, pinos silvestres, etc. Aparcamos en el segundo parking de la entrada y nos movimos en bici, haciendo un recorrido muy agradable junto al río para terminar en un monasterio. La noche la hicimos en el propio parking, aquí habían más autocaravanas como nosotros que apreciaron el valor del lugar. Continuando por el parque también visitamos Monfero, más hacia el este, donde hicimos noche en el parking del centro de visitantes, junto al monasterio de Santa Maria de Monfero, un lugar precioso donde pudimos descansar y a otro día visitar el monasterio, una verdadera joya arquitectónica que nos sorprendió muy positivamente. Hicimos unas rutas en bici por esta bonita zona de espectaculares vistas a los altos páramos del parque.

 

 

DSC08552Tras esta incursión al interior de la provincia de Coruña, nos dirigimos de nuevo a la costa, concretamente a Camelle, una pequeña población donde el Atlántico empieza a verse más bravo y fuerte. Visitamos el museo del Alemán, donde descubrimos la sorprendente historia de un hombre que vivió allí en plena armonía con el océano, nos hubiera gustado conocerle pues su filosofía no está muy alejada de la nuestra, pero él falleció a los 66 años cuando se produjo el desastre ecológico del naufragio del Prestige. La noche la hicimos en Arou, ¡qué sitio tan bonito y tranquilo!, aunque es de difícil acceso con autocaravana aunque se puede llegar desde Camelle por una carreterilla estrecha. Cuenta con una playa grande, nosotros nos pudimos dar un baño donde el agua no estaba muy fría para nuestra sorpresa. Aparcamos junto a la playa en un cómodo parking con wc y duchas de playa. Seguimos en marcha esta vez por la conocida Ruta de los Naufrágios que va siguiendo la línea de costa, esta ruta nos impactó por la tremenda belleza de la orografía
DSC08558de costas salpicadas de piedra, rocas y con un mar de grandes que se abraza a ellas. Visitamos el monumento a todas las personas que han perdido su vida en el mar llamado “El cementerio de los ingleses”, aquí nos detuvimos un tiempo para contemplar tantísima belleza rodeada de un ambiente espiritual en el que sientes la paz que trasmite el mar y el infinito horizonte. Aquí hay un monumento en recuerdo de los 171 marineros que frente a estas costas naufragaron en el buque inglés Senpent en 1890. Esto es la Costa da Morte, llamada así por la gran cantidad de naufragios de barcos de diferentes nacionalidades, tras tanta tragedia el gobierno español decidió, bajo presión otros gobiernos europeos, construir faros por todo el perfil costero.

 

DSC08577Siguiendo nuestro camino llegamos a Cabo Vilan, dormimos aquí junto a este mar impetuoso, al pie del Faro Villano, un impresionante lugar, diría que sagrado, como viene siendo desde la salida de Arou. Las vistas son lo mejor, aunque demasiado viento para detenernos a contemplar la grandiosidad del lugar. Disfrutamos de un atardecer atlántico como viene siendo el ingrediente en este viaje, con un horizonte silencioso e infinito, roto por el vuelo y sonido de alguna bella gaviota, impregnado del olor a mar.

 

DSC08603Tras pasar por esta costa indómita llegamos a Camariñas, aparcamos en el puerto y dimos un breve paseo por sus calles e hicimos algunas compras. Por último llegamos a Muxía, aparcamos también en el puerto, en el parking más alejado del centro. Visitamos el Monasterio de la Virgen de Barca, otro imponente lugar que mira al poniente atlántico, aquí hay que detenerse y mirar el impresionante mar y el dorado atardecer. Nosotros a la noche disfrutamos de las fiestas locales y de su buena cocina, donde probamos los percebes y empanada de zamburiñas. A esta Galicia no le falta de nada, con gente sencilla y trasparente, tanto como lo es su bravo océano y bellos atardeceres.

 

DSC08549Queremos cerrar este viaje con un mensaje de que a veces no hay que irse a lugares muy lejanos para descubrir verdaderas joyas que se encuentran a pocos pasos de nuestra casa, y que allí es posible encontrar personas tan especiales como lo son Rafa y Mariola que hicieron de nuestra aventura una fuente de amistad, otra riqueza más construida desde nuestra Fábrica de los Sueños.

 

 

 

 

 

VIAJE VERANO 2017: ALEMANIA, ITALIA Y ESLOVENIA

Publicado: octubre 29, 2017 en Sin categoría

En este viaje hemos vivido de todo, ha sido un mes completo en el que hemos atravesado países, descubierto rincones donde perderte y saboreado nuevas culturas, todo ello siempre en el inmejorable escenario de la bella Europa.

Esta historia comienza un 30 de junio, llegamos al majestuoso lago Bodensee, que cuenta con frontera alemana, austriaca y suiza. Allí, en una de sus orillas se encuentra la coqueta población de Lindau, muy cerca hicimos noche, concretamente en el parking del camping Park-Camping, por 14€/24h dormimos haciendo uso de sus aseos/duchas. DSC07920El sitio es una preciosidad, verdes campos y frondosos bosques no podían faltar en esta zona prealpina. A otro día nos subimos sobre nuestras bicis e hicimos rutas, una de ellas a la isla del lago donde se encuentra la propia Lindau. Su casco es realmente bonito, todo peatonal, empedrado, muy adornado con flores y fuentes de estilo romántico. También visitamos Bregenz, algo menos bonito pero con sitios donde pasear y ver la inmensidad del lago, todo muy cuidado, se ve lo bien que aquí tratan el entorno y sus casas. Pasear en bici es realmente cómodo ya que está todo muy preparado, aquí la cultura bicicletera no falta, lo que facilitó mucho movernos y disfrutar el entorno.

Después nos fuimos a Innsbruck, en pleno corazón de los Alpes tiroleses. Es la típica ciudad de estilo centroeuropeo, ambiente tranquilo, sin aglomeración turística, rodeada de imponentes montañas, con un monumental centro histórico, la catedral de San DSC07964Jacobo, jardines imperiales y el torrentoso río Inn. Nosotros visitamos también el Zoo de los Alpes, se encuentra a 1 km de la ciudad sobre una zona escarpada llena de fauna característica: linces, osos, ciervos, quebrantahuesos, etc. (10€ adulto). A la noche nos fuimos a cenar a un restaurante típico austríaco y tomamos los platos por excelencia de esta zona, el codillo de cerdo y las salchichas frankfourt, acompañado también de la omnipresente cerveza. La autocaravana (ac) la aparcamos en un parking muy amplio en la misma ciudad, a 20 min. del centro y donde se puede pernoctar (10€/24h autocaravanas, incluye un viaje al centro en bus urbano, con la parada en la misma salida del parking). Otra ciudad que visitamos fue Salzburgo (Austria), donde aparcamos la ac en un pequeño pueblo de Alemania que está a 7km de aquí, Frielassing, en un DSC08045parking a las afueras, junto a una antigua área de autocaravanas que estaba cerrada. Hacíamos los desplazamientos por carriles bici en muy buenas condiciones, típico alemán. Este pueblo contaba con tranquilidad y zonas amplias aunque no tiene nada de especial, así que pusimos nuestras energías en visitar Salzburgo. Se trata de de una ciudad también centroeuropea de aspecto neoclásico y romántico, muy cuidada de gran belleza, por las calles del centro no veréis ni un solo coche, sino carruajes de caballos, flores, fuentes, tiendas coquetas, cafeterías con mesas y sillas fueras, ambiente artístico, cultural y arquitectónico muy selecto. En esta ciudad nació Mozart, importante visitar la catedral, los jardines de Marivent y la fortaleza medieval que preside en lo alto a la ciudad, con sus bonitos alrededores, todo ello gratuito. Nos sorprendió de esta DSC08018ciudad la fuerte presencia de edificios, monumentos y detalles arquitectónicos en las fachadas dedicados todo ello al cristianismo, señales de un pasado fuertemente arraigado a la defensa de esta religión, aquí hubo un Imperio amenazado por ideales más orientales. Por la noche esta ciudad tiene muy buen ambiente, donde se puede cenar en los múltiples patios invadidos por el bullicio de la gente. Así que gastamos un par de días aquí, donde además, en nuestros desplazamientos, descubrimos a poca distancia un gran parque público formado por un gran lago, césped y grandes árboles, con chiringuito y vestuarios/baños. Pudimos disfrutar de un día de sol, baño y picnic maravilloso, rodeados de naturaleza.

Después de visitar esta ciudad nos pusimos como siguiente objetivo el entorno natural de El Nido del Águila, esto fue la residencia de Adolf Hitler para su retiro y relax en pleno parque natural Berchtesgaden, al sur de Alemania. IMG_20170705_142341Al lugar se puede ir en autocaravana aunque si vas en un día soleado, seguramente vaya mucha gente, ya que son los días con mas claridad para ver mejor las magnificas vistas que tenia el Fuhrer a toda la cadena montañosa alpina de este parque. Hay un parking en Dokumentation donde, tras unas buenas cuestas y exigir al motor un trabajo duro,  nosotros aparcamos a duras penas. Después hay que sacar ticket para el bus que sube a la residencia, esta es la única manera de acceder, el precio es 16€ y merece la pena visitar este imponente lugar, recordando capítulos de la historia mas oscura de Alemania  y Europa. Nos hicimos unos bocadillos y nos pasamos buena parte del día allí, deleitándonos con las impresionantes vistas. A la tarde nos dirigimos al lago Königssee, cercano al Nido del Águila, de ambiente turístico pero sin aglomeraciones, DSC08090recomendable darse un baño y paseos en bici. Aparcamos la ac en un gran parking, en la zona lateral donde vimos mas, aquí por 5€ pasas 24h incluida pernocta. Este lugar merece mucho la pena, nosotros dedicamos 3 días aquí, visitamos el bonito pueblo de Berchtesgaden, calles de estilo romántico de fachadas pintadas con dibujos artísticos o iglesias donde se puede escuchar conciertos de coros religiosos. A otra tarde nos cercamos al lago y nos dimos un baño, el agua algo fría (son lagos alpinos) pero el ambiente rodeado de bosques y altas montañas DSC08166no tiene igual. Al día siguiente nos fuimos en bici a Ramsau, a 15km de aquí, donde también nos quedamos maravillados por las bonitas casas y cuidados jardines, la verdad es que en Alemania los pueblos son una preciosidad. En esta pequeña aldea, encontramos una iglesia con su cementerio, lleno de tumbas de soldados de la 1ª y 2ª guerra mundial. También caminamos junto al río, fue una experiencia muy agradable. Siguiendo por estos caminos más hacia el norte llegamos a un lago cercano, el Hintersee, también de gran belleza donde disfrutamos de otro baño. Al día siguiente nos levantamos temprano para sacar el billete del barco que cruza el lago Königssee (17€). Visitar este monumento natural es uno de los mejores momentos de nuestro viaje, las vistas, los bosques, sendas, iglesias o granjas que encuentras a lo largo de todo este lago son una verdadera maravilla. Hicimos una primera parada en San Bartolomé, se trata de un antiguo monasterio y fabrica de cerveza, por él sale una ruta de 1,5h hacia un glaciar, recorriendo bosques de abetos, hayas y en el que el final es de lo masDSC08135 espectacular con vistas a las montañas aunque apenas queda glaciar. Volvimos a coger un siguiente barco que continuo la travesía hasta el final, donde tras andar unos 500m llegamos a otro lago aun mas impresionante, el Oversee, con un recorrido lateral por una senda abrupta. Así estuvimos todo el día visitando estos dos lagos donde recomendamos baño y senderismo.

 

Es hora ya de poner marcha a Eslovenia, cruzamos Austria y tras pagar sendos peajes de 13 y 7€ (aunque lleves viñeta), paramos en una gasolinera austriaca, probablemente la última antes de entrar a Eslovenia, para sacar la viñeta eslovena de 7 días (15€). Nuestra 1ª parada fue Bled, zona altamente turística donde la naturaleza sigue siendo DSC08263imponente, muy similar a la austríaca, aunque en este país visitar algunos monumentos naturales se hace pagando, algo que nos llamo la atención, al igual de la dificultad para aparcar la ac. Los campings suelen estar llenos, de media 30€ 2 personas/día. No queda otra que aparcar en los parkings, ronda los 10€/24h y no en todos ellos se puede dormir, hacerlo en la calle acarrea multas elevadas aunque la gente del lugar nos dice que por pasar una sola noche no suelen multar. Dormimos en el parking que esta junto al camping y el lago, por 10€ puedes hasta las 7. El siguiente día aparcamos a unos 150m de aquí, carretera arriba, junto a una vía de tren, en el lado opuesto porque si hubiéramos aparcado en el otro si hubiésemos tenido que pagar. En fin, cosas de viajar, así que ese día dejamos allí la ac, cogimos nuestras mulas y visitamos el lago, algo masificado para nuestro gusto, pero con baño y descanso a la tarde muy agradable. A la noche nos marchamos, dirigiéndonos a otro lago 23km mas al noroeste de Bled, el lago Bohinjesko Jezero, lugar precioso y tranquilo donde los haya, donde además hay un area de acs con todos los servicios (luz 4€, estancia 10€/24h) con unas vistas preciosas a los Alpes Julianos y al parque Triglavski. El pueblo es Bohinjska Bistrica, el recorrido que hay desde aquí al lago es una maravilla, por un carril bici vas DSC08280atravesando prados verdes, bosques de alisos y alerces, cabañas de madera, recibiendo el majestuoso vuelo de alguna rapaz… realmente bonito. Ya en el lago, se disfruta de este lugar tranquilo rodeado de frondosas montañas, verticales paredes de roca elevándose sobre las mansas aguas. Con las bicis llegamos hasta el último camping, un recorrido llano entre los árboles por carretera muy aconsejable.

Tras pasar unos días de naturaleza alpina en el noroeste del país nos dirigimos a su capital, Ljubljana. Descubrimos un bonito restaurante a tan solo 10 minutos del centro, en el cual la dueña ofrece aparcamiento gratis para acs a cambio de comer o cenar en su establecimiento (10€), o bien simplemente pagar 10€/24h. Se trata del restaurante Livada, situado en la calle Hladnikova 15, nos resultó cómodo y bien comunicado. DSC08316Ljubljana es una ciudad con gran encanto, pasear por el centro, vivir el ambiente cultural y turístico de cada rincón y descubrir la gran cantidad de sitios donde comer, entre ellos el gran mercado junto al río en el que degustar diferentes comidas de otros países y todo ello ambientado con una música de ocio es de lo más recomendable para hacer aquí. También se puede visitar el castillo que hay sobre la ciudad, contando con zonas de libre acceso y vistas a la llanura donde se asienta la ciudad. Otro atractivo de esta ciudad Europea es el jardín Tivoli, inmerso en un frondoso bosque que nos llamo la atención por su extensión y cercanía a la ciudad. Nos llevamos un agradable recuerdo de esta ciudad a la que encontramos parecido a Praga y Budapest pero a pequeña escala.

Tras pasar por la capital nos dirigimos al sur, buscando la costa llegamos a Koper, un pueblo que cuenta con área de acs con todos los servicios, desde aquí nos desplazábamosDSC08318 en bici para visitar toda la costa ya que las distancias son pequeñas en esta costa de tan solo 37km. El pueblo costero guarda una arquitectura italiana, con estrechas calles empedradas, iglesias antiguas, viejos edificios de ventanas rectangulares de madera. Visitamos todos los pueblos de la costa a través de los carriles bicis, de hecho, junto al área de acs esta la vía D-8 Parenzana, ideal para pasear y desplazarse. De todos los pueblos que visitamos los que más nos gustaron fueron Izola y Piran. También tuvimos un día para visitar la cercana ciudad italiana de Trieste, gran urbe con puerto comercial, centro histórico formado por edificios barrocos y renacentistas.

Tras la visita al litoral esloveno nos dirigimos hacia el norte, a Postojna, lugar que nos pillaba de paso y que recomendamos visitar. Este lugar es famoso por su cueva, la mas larga de Europa (25km auque visitables 5km), aparcamos la ac en una zona comercial a la entrada del pueblo, desde allí en bici fuimos a la cueva, pero hay suficientes parkings junto a la entrada donde se puede incluso hacer noche. Visitamos únicamente la cueva (28€/persona), también se tiene la opción de cueva + castillo Predjama (40€). La cueva es DSC08371un mundo subterráneo inmenso lleno de estalactitas, estalagmitas, altas bóvedas, cortinas, coladas… un verdadero laberinto arquitectónico. Después nos acercamos a 16km de allí con la ac al castillo Predjama, a eso de las 18:30 cuando ya no quedaba casi nadie, lo que nos permitió aparcar fácil y gratis, decidiendo verlo solo por fuera. Se trata de un castillo construido en la oquedad de una roca, con pasadizos hechos gracias a las cuevas que se forman en este paisaje cárstico.

Tras visitar esta parte central del país volvimos hacia el norte, hacia Triglav, concretamente a Bovec. Aquí hay área de acs aunque nosotros hicimos noche en un parking en lo alto del pueblo, pudimos descansar de nuevo en un entorno montañoso y boscoso. Visitamos la cascada Virje y el cañón del río Lepenza. Estos dos parques son IMG_7114espectaculares, en el último hay un parking gratis y si vas a la tarde encuentras sitio, también te puedes dar un baño en este entorno incomparable.

Continuando por el norte, hacia Italia llegamos a Tarvisio, por el paso de la montaña Predil (menos angosto y dificultoso que Vrisic). En Italia, a diferencia de Eslovenia, si se puede pernoctar en cualquier sitio que este permitido aparcar, nosotros lo hicimos en un parking junto a la estación de tren, un lugar tranquilo y con suficiente espacio, junto a la ciclovia Alpe-Adria. Nuestro plan era hacer parte de esta vía que atraviesa Austria, Italia y Eslovenia. Empezamos haciendo Tarvisio-TranjskaGora-Jesenise (45km), recorrido inmejorable por un valle alpino con verdes prados, bosques de confieras y grandes macizos. Cuenta con buena señalización, perfil llano y con gran afluencia de ciclistas, incluso vimos un área de acs en el mismoimg_20170721_171752.jpg trayecto con hermosas vistas. A la vuelta llegamos a visitar el lago Fusine (son realmente 2 lagos), lugar magnífico donde se respira tranquilidad y paz, con las impresionantes cadenas montañosas y panorámicas al lago. Allí había un gran parking lleno de acs que pasaban día y noche, disfrutando de zonas de picnic, baño en el lago, aseos públicos gratuitos y chiringuito. Al día siguiente hicimos la parte italiana de la ciclovia desde Tarvisio hasta Venzone (65km), este último pueblo muy bonito de estética medieval, amurallado y arquitectura típica. Fue realmente lo único que nos gusto de la ruta, incluyendo las imponentes montañas y valles atravesados por grandes ríos de IMG_7168blancos cantos rodados. La vuelta la hicimos en tren dese Carnica hasta Tarvisio (5,75€ + 3,5€, persona+bici), esta opción nos dio tiempo para hacer en el mismo día la continuación por la parte Austrica, desde Tarvisio a Arnolshein, una ruta de unos 15km que no nos gusto especialmente ya que transcurría cerca de la carretera. Tras estas dos duras jornadas de bici por la Alpe-Adria y con 200km de pedaladas nos íbamos haciendo a la idea de ir volviendo a nuestro país para concluir esta aventura centroeuropea.

En definitiva, muchos lugares, países, travesías y vivencias para nuestra memoria viajera que nos han enriquecido aún más, siempre al amparo de nuestra Fábrica de los Sueños.

Viaje Semana Santa 2017: Cáceres – Salamanca, Sierra de Francia.

Publicado: junio 19, 2017 en Sin categoría

Es Miércoles Santo, salimos a las 17:50 de casa camino hacia Toledo. Hacemos noche en Alcázar de San Juan, un pueblo casi ciudad que cuenta con muchos servicios, tiendas, centros comerciales y además con un área de autocaravanas gratuita, donde puedes rellenar agua y vaciar, está junto a la plaza de toros.

Se trata de una zona tranquila, cenamos en los bares que hay cerca de la plaza de toros y al día siguiente nos volvimos a poner en marcha, haciendo parada en la laguna que está a 1 km de esta ciudad.  La verdad es que es un sitio que nos encantó, pudimos ver muchas aves: anátidas,  aguiluchos, cigüeñas, gaviotas reidoras… Tras esta magnífica parada ornitológica ponemos rumbo a Plasencia.

IMG_6835

Plasencia es una ciudad de casco amurallado, con calles angulosas, con una bonita Plaza Mayor y catedral.  Como era Semana Santa pudimos ver las procesiones que recorrieron la parte del casco antiguo. Esta ciudad tiene un gran parking a las afueras junto al río Jerte, de parques inmensos y paseos fluviales.

Nosotros decidimos gastar un día haciendo una ruta con nuestras bicis por la margen del río más próxima a la ciudad. Este paseo fue de unos 12 km en un inmejorable entorno y carril bici. Pudimos disfrutar de la presencia de encinas, alcornoques, espinos… La dehesa extremeña es una gozada, en el mismo camino pasamos la presa y continuamos hasta una pequeña aldea en el mismo pantano.

 

IMG_6852

Allí comimos un menú delicioso a base platos típicos del lugar, carne principalmente, cruzamos el puente de los tubos y volvimos por la otra margen del pantano, una ladera preciosa de encinar, llena de vacas, fincas donde íbamos abriendo y cerrando cancelas para pasar con nuestras bicis. Tuvimos tiempo hasta de una buena siesta bajo un hermoso fresno junto a un arroyo, lleno de florecillas blancas y cantos de mirlo.

En esta época del año el monte extremeño esta espectacular. Ya a la noche llegamos a la auto a descansar, cena y duchita. En Plasencia hay un parking junto al río llamado La Isla, hay suficientes plazas y tranquilidad, zonas verdes, jardines y silencio.

Tras esta visita ponemos camino a La Alberca, en la SieIMG_6864rra de Francia, se trata de un pueblo con área de autocaravanas, hay agua y vaciado, tremendamente turístico y de una belleza sin igual, donde las calles y casas guardan el aspecto de hace varios cientos de años, arquitectura medieval a base de piedra y vigas de madera de sabina, de balcones colgantes hechos de madera.

Podemos decir que aquí el tiempo se ha detenido, también hay muchas tiendas de artesanía y de productos locales como el cerdo ibérico de bellota. Otra ciudad relativamente cercana que visitamos fue Ciudad Rodrigo, nuevamente de caIMG_6885.JPGsco antiguo amurallado. Este lugar es una antigua villa fronteriza entre España y Portugal, con casas de estilo palaciego muy bien conservadas, en donde pasear por sus calles, plazas, muralla (adarbe) y contemplar las vistas a la Sierra de Gata y el río Águeda es una maravilla.

La autocaravana la dejamos alejada del centro, en un polígono industrial tranquilo a 15 minutos, aunque también podríamos haberla dejado en los aparcamientos que hay junto al río, pero al tratarse de Semana Santa había mucha gente, así que nos alejamos del bullicio.

 

Después de estas viIMG_6896.JPGsitas monumentales nos dirigimos a la Peña de Francia, es un gran cerro a 1700m donde se encuentra un santuario y hotel. Hicimos noche allí, con las impresionantes vistas, pudimos contemplar la espectacular puesta y salida del sol, esta última sobre la Sierra de Gredos y la Sierra de Béjar, donde te paras a pensar lo afortunados que somos de tener estas riquezas a nuestro alcance, rodeados de buitres, rebecos, peñas teñidas de verde y ocre, una zona escarpada que recomendamos recorrer, cual espíritu montés nos poseyera.

A otro día nos marchamos hacia el sur, ya en la provincia de Cáceres, concretamente hacia Riomalo de Abajo, para visitar el meandro Melero, el más bonito de España. Se trata de una gran curvatura entre montañas del río Alagón. Aparcamos la auto a la entrada del pueblo a la izquierda, junto al río, entre unos árboles. El sitio merece mucho la pena, aunque si sigues ese mismo camino más adelante, girando a la izquierda, te metes en un prado junto al río también idílico para aparcar y hacer noche.

IMG_6923.JPGCarretera arriba se sigue la Senda de los Pescadores, es por aquí por donde subimos con nuestras bicis hacia el mirador del meandro, un sitio 100% recomendable.

La luz de la mañana le da un color verde y amarillo espectacular al meandro, en abril lleva suficiente agua para ver toda su extensión. Después a la tarde seguimos haciendo una ruta bicicletera por la pista forestal que continua el camino, nos encantaron las vistas y el frondoso bosque que nos rodeaba, pinar denso de pino silvestre, jarales, chaparros y madroños, un empache de verde y naturaleza que nos levantó nuestra esencia salvaje.

Nuestro siguiente destino fue Mogarráz, a 25km. Recomendamos absolutamente esta zona de la Sierra de Francia, de pueblos con una arquitectura antigua bien conservada, de casas de piedra, vigas, travesaños, balcones, todo ello de madera, ventanas y formas irregulares. Perderse por cada calle o ver las plazas mayores es descubrir un mundo atrás en el tiempo, también comer por sus restaurantes nos encantó. Hicimos noche en un parking público con para de bus, en la misma carretera que te lleva al pueblo, estaba algo inclinado pero pudimos descansar.

A otro día visitamos lo que es todo el pueblo, IMG_6936.JPGcalles angostas, humilladero, fuentes, torre de iglesia… en todo ello había algo especial, en las sinuosas y siniestras fachadas de las casas habían colgados retratos en pintura de los moradores, bien los que seguían viviendo o bien los que habían vivido allí, esto daba un ambiente cuando menos peculiar. Recomendamos visitar Monforte o Miranda del Castañar, de similares características, nosotros llegamos a ellos a través de en un bonito recorrido en bici, son pueblecitos perdidos entre las montañas, valles, ríos y vaguadas del lugar.

En estos pueblos sí es difícil aparcar, aún menos intentar entrar en ellos con la autocaravana. Recomendamos hacer con la bici la Senda del Agua, que desde Mogarráz recorre estos pueblos a través de un increíble paraje de bosque primigenio a base de robles, tilos, IMG_6972alisos y alguna que otra haya, todo atravesado por bellísimos arroyos pedregosos que salpican esta sierra. Nos encantó, y sobre nuestras mulas aún más.

A otro día volvimos a la Alberca, compramos algo de comida en el súper y repostamos gasolina, este pueblo es el único que cuenta con estos servicios. A la tarde nos dirigimos a visitar el Monasterio de las Batuecas. Al monasterio tristemente no se puede acceder, pero el lugar de alrededor es una delicia. Se puede llegar en autocaravana, es una carretera plagada de curvas y de gran pendiente pero está en muy buen estado, nosotros la hicimos en nuestras bicis, con lluvia incluida a la subida, esto de los pedales es lo nuestro… Pero mereció la pena solo por las increíbles vistas a toda la majestuosa sierra, un regalo para nuestros ojos y nuestro espíritu.

Tras visitar la preciosa Sierra de Francia nos pusimos dirección a Las Hurdes. Se trata de una comarca también escarpada y montañosa aunque algo menos de lo que veníamos viendo. Es un lugar más seco pero verde, con bosques de pino que nada tienen que IMG_7019envidiarle a las regiones del norte. Los pueblos tienen una arquitectura menos pintoresca, no han guardado el aspecto de antaño donde algunas casitas sí han resistido al paso del tiempo y tiene su estructura en piedra pizarra. Esta zona cuenta con pueblos pequeños donde mejor aparcar la autocaravana a las afueras.

Nosotros visitamos El Gasco, realizamos la pequeña ruta que trascurre por un desfiladero, junto al arroyo, para finalizar en un gran salto de agua. El lugar es muy bonito, donde durante todo el camino tenemos de frente a la imponente montaña de perfiles verticales salpicada por árboles. Otra parada hicimos en Ovejuela, con similar y recomendable ruta a través de un arroyo en un entorno de gran belleza, la ruta del Chorritero.

La noche la hicimos en otro pueblo, Muñoral, aparcamos en un lugar muy tranquilo junto al río y cerca de la iglesia. El día siguiente los gastamos haciendo una bonita travesía en bici por la sierra, a través de una gran pista forestal que nos condujo 10km cuesta arriba hasta llegar al Chorro de los Ángeles, se trata de una gran cascada de varios saltos entre el roquedo de una montaña, allí se pueden observar buitres leonados desde el mirador, las paredes son de color verde debido a los líquenes y a la tarde están aún más espectaculares si cabe. Seguimos la pista aún más arriba en respuesta a nuestra ansia de seguir subiendo, IMG_7005.JPGcomo si no hubiéramos tenido ya bastante. Llegamos a otro mirador sobre el mismo salto, aquí el paisaje que se divisa es único, a nuestro alcance los altos páramos de las cumbres en color morado debido al chaparro (lavanda), salpicados de pino silvestre, para gozada de nuestros ojos, incluso pudimos ver el vuelo del azor, que se paró en una encina sobre el mismo cortado donde estaban los buitres para darse un festín con una presa que llevaba entre las garras. Todo esto en un lugar donde estábamos rodeados tan solo de vida salvaje.

Tras la fiesta de la montaña que son Las Hurdes, por la noche nos ponemos en marcha hacia Granadilla, en el pantano de Gabriel y Galán, donde hicimos noche a las puertas de este antiguo poblado, en el mismo parking de la entrada. Estábamos solos, tan solo la compañía de el canto de alguna cigarra y las figuras de los altos árboles que rodean el lugar. A la mañana siguiente visitamos esta aldea abandonada, merece la pena perderse entre las casitas reconstruidas de diferentes colores, con el gran torreón defensivo presidiendo el lugar, con su muralla transitable de vistas inmejorables al pantano.

Ya por IMG_7058.JPGla tarde marchamos a Hervás, un pueblo a los pies de la Sierra de Béjar, con mucho encanto, su casco antiguo tiene un viejo barrio judío de casas y calles sinuosas. Hay multitud de recorridos que salen del pueblo, nosotros escogimos uno realmente bonito llamado “Sendero de Heidi”, trascurre por una pista forestal junto a la ladera de la cadena montañosa de esta escarpada y silvestre zona. Este recorrido es de unos 30 km que hicimos en bici, la autocaravana la dejamos aparcada en la plaza de toros, alejada de la zona urbana. También  se puede dejar por las calles a la entrada del pueblo junto a un gran parque, hay suficiente sitio.

Ya finalizando nuestro paso por tierras extremeñas visitamos el pueblo de Garganta, también en la Sierra de Béjar, este lugar no es que tuviera gran encanto pero sí el entorno donde está, hay un sitio indispensable de visitar, se trata del museo gratuito dedicado al lobo ibérico (canis lupus signatus), nuestra valiosísima joya nacional. Hay que decir que en este pueblo nos costó encontrar sitio para aparcar y pernoctar, debido a la estrechez e inclinación de sus calles. Al final, tras casi atravesar todo el pueblo, pudimos encontrar calle arriba un pequeño solar aunque si continuas por la carretera nacional, dejando atrás el pueblo y subiendo la montaña, hay zonas inmejorables para aparcar con suficiente espacio y vistas preciosas, concretamente junto al pozo de la nieve o en corral de los lobos.

Como nota final, comIMG_7084entar que en el camino de vuelta hicimos una parada en un lugar que ha empezado a ser popular desde hace unos 10 años, son las Barrancas del Río Tajo, en Burbujón, es el gran cañón español. La auto la pudimos dejar en el parking de la entrada, aunque la hubiéramos podido llevar hasta los mismos miradores de este monumento natural. Este lugar a la tarde, cerca del ocaso, es cuando más bonito está por el color que cogen los barrancos del río Tajo, además de tener una bonitas vistas a los campos de Ciudad Real.

 

IMG_7101.JPG

Nuestra última parada fue en Campo de Criptana, junto a los molinos de viento, estuvimos al pie de esos “gigantes” y nos sentimos como don Quijote, hipnotizados por su presencia en los suavizados páramos manchegos, ya pocos quedan así en funcionamiento, la autocaravana la pudimos subir a los mismos pies de los molinos.

En resumen, una épica aventura sobre las hermosas tierras españolas que como siempre mereció la pena vivir, otra más a nuestra mochila. Hasta nuestra próxima aventura, siempre…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro primer destino de esta aventura veraniega fue Avignon, una ciudad que guarda cierto encanto medieval, atravesada por el río Ródano y con sus puentes (uno de ellos cortado por la mitad debido a las crecidas del río en el siglo pasado).IMG_6126

Esta ciudad merece ser visitada por su casco histórico, callejear, llegar a la plaza donde se encuentra el Palacio de los Papas, subir a visitar los jardines y también la catedral. Nosotros pasamos la noche en un área de autocaravanas cercana a un parking junto al río, un sitio tranquilo y agradable y no excesivamente caro. La ciudad se puede visitar en un día y muy recomendable callejear por el centro, lleno de restaurantes y plazoletas, cerrado al tráfico.

Tras visitar esta villa nos dirigimos a Annecy, una pequeña ciudad junto al lago que lleva su mismo nombre en una región pre-alpina. Recomendable hacer esta parada, se trata de un bonito lugar para gastar más de un día. En nuestro caso el tiempo lo gastamos en visitar el centro, de bonitas calles entre canales de agua y casas de arquitectura neoclásica y tintes medievales.IMG_6188

También dedicamos otro día a un recorrido en bici de todo el perímetro del lago con impresionantes vistas a la montaña, incluso si no hace mucho frío te puedes dar un buen baño.Los días que estuvimos allí nos quedamos en el parking de la basílica de La Visitación, un lugar tranquilo y con unas vistas espectaculares a la ciudad y lago (tambiénIMG_6229 muy bonita la basílica), se trata de un lugar apartado sin excesiva afluencia de gente en el que pudimos aparcar aunque no hay servicios para autocaravanas.

De nuevo nos pusimos rumbo a nuestra próxima aventura, esta vez en Chamonix, una pequeña población alpina que se encuentra atravesada por el río Arve y a los pies del macizo Mont Blanc (el de mayor altitud, 4.807 m). IMG_6334Este pueblo merece la pena por las impresionantes vistas a las cordilleras, un mar de montañas. Nosotros gastamos varios días allí, aparcamos junto a la carretera, donde habían más autocaravanas, normalmente con espacio suficiente incluso en estas fechas de julio. El pueblo es muy turístico, recomendamos comprar los tickets del teleférico que te llevan a Aiguille du Midi y el glaciar de Argentière (son dos días en ticket y cuesta cerca de 70€). También cogimos el tren cremallera que te lleva a La Mer de Glace, una gran cueva con arquitectura de casa dentro de un glaciar.

Tras pasar unos días montañeros en los Alpes (con helados nocturnos incluidos, también muy recomendable) nos ponemos kilómetros a la obra y nos dirigimos hacia Suiza a ver las Cataratas del Rin, se trata de una visita breve pues no es nuestro principal destino pero merece la pena ver estos espectaculares saltos de agua de uno de los ríos más importantes de Europa Occidental. DSC07317La parada la hicimos en el parking indicado para la visita y únicamente seguimos la señalización (en Suiza todo está muy bien indicado) para aparcamiento de turismos, algo caro, todo hay que decirlo. El lugar es de impresionante belleza, se pueden alquilar unos barcos que te acercan a las cataratas pero ya solo estar frente a ellas el espectáculo de sonido y agua está asegurado.

Tras ver este fenómeno natural nos ponemos rumbo a Alemania, en concreto a la Selva Negra (Schwarzwald), donde nuestra primera parada es Friburgo. Buscamos a un camping que se encuentra no muy lejos del centro de la ciudad, estaba completo así que dejamos la auto en la calle (cerca de una residencia de personas mayores) donde todo era muy tranquilo. Al día siguiente visitamos esta bonita ciudad alemana. Nos llamó la atención los pequeños y estrechos canales que se encuentran en las calles de la ciudad, donde puedes meter los pies, la verdad es que se agradece un pequeño masaje fresco de agua, además el tiempo nos acompañó. IMG_6368Merece la pena visitar la plaza donde se encuentra la catedral, de arquitectura típica alemana renacentista, allí en julio te puedes encontrar el tradicional mercadillo artesanal y los puestos de barra y mesas para comer platos gastronómicos de la zona, además de la omnipresente cerveza. La verdad es que el mes de julio es muy recomendable para visitar Alemania, en muchos pueblos tienes estas típicas pequeñas ferias o festivales gastronómicos. También se puede ir de tiendas (shopping) donde podréis observar que los precios no están muy alejados de los de España. Es una ciudad con mucha vida en la calle, buenos lugares para comer, en concreto un mercado-restaurante que se encuentra en un gran local del centro en el que podéis degustar todo tipo de comidas del mundo, se llama Markhall, luego a la noche se trasforma en un local de música y copas.

Nuestra siguiente visita será la pequeña población de Titisee, este pintoresco lugar se encuentra en lago que lleva su nombre, rodeado de bosques exuberantes (toda la Selva Negra los tiene). Se puede alquilar una embarcación y pasear por él, nosotros prefirimos rodear el lago con nuestras bicis, nos llevo 1,5 horas y hay un camino de tierra para peatones y bicicletas a lo largo de todo el perímetro. IMG_6408Es un lugar meramente turístico pero de una belleza especial, se respira un ambiente tranquilo y a la vez de bullicio de turistas. El lugar donde nos quedamos a dormir fue un parking de un conjunto de centros comerciales en una población cercana (Neustadt, los desplazamientos los hacíamos con las bicis). Nuestra siguiente parada  fue Triberg, otro bonito pueblo de esta región característico por sus relojes de cuco, los hay por todas partes y a todas horas se pueden oír millones de cucos anunciando cada hora cumplida. Paseamos por sus rincones, calles y jardines, lo tienen todo perfecto. Aparcamos IMG_6455en un parking del centro donde había suficiente sitio, en frente teníamos, ¿cómo no?, una tienda de relojes con un inmenso cuco y osito incluido, el cual trepaba por una cuerda sin parar, allí estás todo el día con una sonrisa en la boca de ver tanta cucada. Después nos acercamos a una pequeña población para visitar el reloj de cuco más grande del mundo, se trata de una casa reloj que puedes visitar por dentro. Allí comimos junto al reloj, pudimos conocer a una pareja motera de Santander, muy majos, con los que pudimos charlar sobre viajes y ¿por qué no? sobre la vida en general. Pasamos un rato estupendo con ellos que recordamos con gran cariño.

Como viajeros que somos nos pusimos de nuevo al ataque y esta vez llegamos al corazón de la Selva, Schiltach, un precioso pueblo donde se juntan dos ríos Schiltach y Kinzig, este último omnipresente por la ruta que hicimos a lo largo de su valle, que cuenta con unIMG_6470 estupendísimo carril bici atravesando pueblos y campos de cultivo, estos últimos escasos por la abrupta orografía de la zona. Este río se utilizaba para el trasporte de los troncos de madera, la que antiguamente era la principal fuente de recursos de la zona y que antaño se hacía por vía fluvial, este río se modificó para ello, de manera que posee gran anchura y escasa profundidad. Nosotros establecimos nuestra central de operaciones en este pintoresco pueblo durante unos tres días, existe un área de autocaravanas gratuita (puedes dejar la voluntad)  con agua y luz que se encuentra junto al rio Kinzig. Este pueblo muy tranquilo de enorme belleza, recomendable visitar el mueso del trasporte de la madera y el molino viejo (está todo junto), también la plaza empinada del ayuntamiento y perderse por sus callejuelas silenciosas plagadas de macetas de colores. Gastamos varios días moviéndonos por los pueblos de alrededor, en concreto visitamos Alpirsbach, otro lugar con encanto que ofrece un museo de la fábrica de la cerveza y donde a la noche cenamos en las típicas ferias veraniegas de carpa, mesas, sillas, salchichas y cerveza, animado con música y esperando ver a algún alemán IMG_6511desmelenado y borracho en pleno baile, pero allí no fue el caso, todos ellos muy formales, aunque alguna que otra fuerte carcajada y bailoteo hubo. Recomendable visitar en este pueblo su imponente iglesia y los jardines de alrededor. La verdad es que la selva negra tiene gran cantidad de pueblecitos que merecen la pena, nosotros nos movimos por el valle del Kinzig en bicicleta durante unos días y otro pueblo que descubrimos con mucho encanto fue Haslach, el centro y el paseo por el río es una preciosidad, la arquitectura típica de la Selva Negra aquí está esplendorosa con calles empedradas y fuentes, río y puentes llenos de flores. También muy recomendable visitar Gengenbach, otro pequeño pueblo con puerta de entrada a la villa de calles, plazas y casas de una belleza característica de esta región.IMG_6554 Hicimos noche en este último en un parking a un kilómetro de este, una zona tranquila y gratuita a las afueras, rodeados de árboles.

Tras dejar atrás esta zona de exuberantes frondosos bosques y escarpadas montañas llegamos a Estrasburgo (Francia). Esta ciudad es una preciosidad, siguiendo la tónica de nuestro viaje, se encuentran en pleno centro casas de arquitectura típica alemana occidental, llegando a la imponente catedral (con espectáculo luminoso y sonoro nocturno incluido). Nos quedamos a dormir en un área de autocaravanas gratuita a las afueras de la ciudad, junto al albergue juvenil (Rue des Cavaliers, 67000) a unos 4 kilómetros del centro, al cual llegábamos nuevamente por carril bici. El área tiene agua a través de una máquina de monedas especiales. IMG_6593Los días que gastamos en Estrasburgo fueron 2 y recomendamos como venimos haciendo callejear, pederse por esas calles estrechas angulosas de casitas de vigas de madera atravesadas, ventanas de puertas decoradas, tiendas, restaurantes, etc. Por la tarde nos aventuramos a coger un barco turístico que recorre los principales canales de la ciudad, te lleva hasta la parte nueva donde se encuentra el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Parlamente Europeo (sede oficial). No son edificios especialmente bellos pero sí con una arquitectura moderna e imponente. En contraposición a esto recomendamos visitar también la “Pequeña Venecia”, un barrio muy pintoresco de la ciudad que guarda la arquitectura que venimos viendo estos días. Cenamos por esta zona de muy buen ambiente nocturno y restaurantes, donde los platos son generosos y riquísimos (eso sí, demasiado condimentados con queso). Para postre un helado, ¿cómo no?, es la tónica gastronómica de nuestro viaje, los hacen buenísimos en estos países y no son nada caros.

Tras dejar la bella Estrasburgo nos dirigimos a un parque temático que nos recomendaron unos españoles que conocimos en nuestro viaje selvático. Se trata de Europapark, un parque de atracciones al más puro estilo europeo en tierras germanas muy próximo a la frontera francesa, dejamos la autocaravana en una zona residencial a las afueras del pequeño pueblo de Rust, en la propia calle, nos desplazamos en bici hasta el parque. Merece la pena aunque algo caro si no te montas en todas las atracciones, se forman largas colas en las horas centrales del día, hay atracciones para todos los gustos, desde las infantiles hasta de las que se te pone el corazón en un puño, pero después te relajas dando un paseo por el propio parque que es realmente muy bonito. El  complejo de atracciones también cuenta con un camping, algo caro pero muy bien ambientado, con atracciones y espectáculos para los niños nocturnos, a todas horas entretenimiento…

Tras esta parada recreativa, nos ponemos en marcha a la segunda parte de nuestro viaje, La Alsacia, ya en tierras francesas. Esta región históricamente ha pertenecido a los dos países europeos en un toma y daca de guerras mundiales. En ella encontramos restos de arquitectura germana, tanto en los pueblos, como en las iglesias, incluso en la nombres de los pueblos como en las costumbres. Nos instalamos en el centro de la región y desde allí nos movimos por diferentes pueblos alasacianos, concretamente en Kaysersberg, un pueblo típico alsaciano que cuenta con una estupenda área de autocaravanas con muy buenos servicios, incluido wifi. Visitamos los pueblos de Riquewhir, Ribeauville, Bergheim, Hunawier y el espectáculo de “La Volerie des Aigles” en Kintzheim, todo ello en la parte norte de la región. Estos pueblos son de una belleza indescriptible. La arquitectura y formas de las casas, la decoración, las calles y el trazado urbano es digno de ver, perderse por estos laberintos de casitas de cuento no se puede hacer en otro sitio del mundo si no es aquí. La decoración es exquisita, uno se queda boquiabierto mirando para arriba, DSC07433innumerables ventanas a cual más coqueta, con adornos florales, románticos corazones, animalitos representados, fachadas coloridas, tonos azul, mostaza, verdes, rojos, sobre portones de madera, integrados en plazas, fuentes, torres, puentes… Es trasportarse al país de nunca jamás, donde esperas que a la vuelta de la  esquina se te aparezca Hansel y Gretel. Tras pasar unos días visitando estos pueblos, con fiesta local incluida al más puro estilo alemán, donde solo se diferencia de la fiesta de la cerveza alemana en que ellos además de salchicha y patatas fritas comen lo que se denominan “tarta flanbeé”, esto viene a ser una pizza de masa muy fina con queso y cebolla, pero a ellos les molesta mucho que lo denominemos pizza…pero es una pizza… Otro sitio que visitamos y que recomendamos es “Le Verger de la Fecht”, se trata de una zona agrícola de fincas en donde se cultivan frutos del bosque, cualquiera puede adentrarse dentro de la plantación y llenar su cesto por un precio muy asequible. Están buenísimos los arándanos y las frambuesas, nosotros llenamos nuestro cesto y nos dimos un buen almuerzo. Rumbo al sur visitamos Colmar y Eguisheim, son dos lugares de lo más pintoresco y de los que no se pueden dejar de visitar. Colmar es de una belleza especial, es el pueblo de mayor DSC07478tamaño, diríamos que una ciudad, donde el casco antiguo reúne toda la esencia de la arquitectura alsaciana, posee canales con multitud de puentes, exuberantes balcones con flores de mil colores, terrazas donde sumergirte en un ambiente bohemio y refinado a la vez. Empleamos un día entero aquí, atónitos con cada rincón. Al día siguiente visitamos Eguisheim, otro lugar imprescindible que no se queda atrás en cuanto a magia y encanto, aunque más pequeño que Colmar se trata de un pueblo que pone la guinda a una zona de ensueño, no dejamos de callejear y mirar a las bellas casitas que lo forman. Tras este empacho de color y formas asimétricas de casas y calles continuamos por esta región dirección sur.

Nuestro viaje alsaciano finalizaría con la última parada, Mulhouse, la parte más meridional de esta región francesa, se trata de una ciudad moderna, con ciertos restos alsacianos en el casco antiguo, aunque no encontramos aquí la magia y originalidad de los pueblos del norte. Visitamos el museo de Francia en el centro y pudimos revivir las guerras napoleónicas. Después de esta visita, nuestro destino final de esta hazaña franco-alemana fue Carcasone, carcasoneaquí sí hicimos un verdadero viaje en el tiempo, retrocediendo unos 800 años. Se trata de una villa puramente medieval, donde todo está original, intacto, un recinto amurallado en lo alto de un cerro, con calles angostas, empedradas, llenas de tiendas artesanales, muy turístico la verdad. Comimos en un restaurante por muy buen precio y calidad, en un amplio patio ambientado con música y buen servicio. Abajo se encuentra el pueblo más moderno, semáforos, coches… donde pudimos dejar la auto para hacer noche en un parking amplio, con el acceso un poco mal indicado pero mereció la pena, se encontraba junto a un río y el precio fue asequible, eso sí, sin servicios, pero repleto de autocaravanas, tranquilidad y aire limpio.

En resumen, nuestro viaje fue toda una experiencia de naturaleza salvaje, arquitectura pintoresca con calles y casas de formas imposibles, donde se celebraban fiestas populares, música, cerveza, vino, comida típica y muy buenas zonas donde pernoctar, siempre al cobijo de nuestra Fábrica de los Sueños. Ya todo en nuestra memoria y asimilando lo vivido podemos decir que mereció mucho la pena. Hasta nuestra próxima aventura, siempre…